El autocine


Es sabido que la fe mueve montañas, pero en circunstancias excepcionales hay que guardarse mucho de los riesgos que se asumen. Así lo pensaron cientos de cristianos de Düsseldorf, en Alemania, que este Viernes Santo, para cumplir con sus obligaciones religiosas sin faltar a las civiles, acudieron a misa en un autocine y siguieron el oficio atrincherados en el coche.

Quienes depositan su fe en el séptimo arte también se preguntan cuánto tardarán en poder regresar a una sala y sentarse confiadamente codo con codo junto al vecino de butaca. Muchas películas se pondrán en espera hasta que pase esta oleada letal, pero otras han empezado ya a explorar ese nuevo terreno para el audiovisual que es debutar directamente en la pantalla de casa. Es otra de las transformaciones que ha traído la pandemia. Durante un tiempo, habra que elegir entre apostar por el estreno doméstico o recuperar el autocine.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El autocine