Supervivientes somos nosotros


Me tiene fascinada que Telecinco siga manteniendo el reality de todos estos famosos que están horas tumbados en una isla de Honduras. Me tiene perpleja dadas las circunstancias que estamos viviendo aquí, pero también porque se supone que en nada lo tendrán ellos encima. Me tiene asombrada que alguien en pleno confinamiento aún pueda estar enganchado a los avatares de un grupo humano que tiene que ingeniárselas para conseguir un poco de comida y aprender a soportar al que tiene al lado. Me flipa. Y me tiene fascinada sobre todo porque lo que realmente sería interesante es que Telecinco girase la cámara hacia aquí y pusiera a todos esos concursantes como espectadores para que comprendieran cuál es el verdadero sufrimiento. Los supervivientes no están en la isla, sino dentro y fuera de nuestras casas: en los supermercados, en los camiones, en los hospitales, en las residencias de ancianos y en todos esos lugares en los que cada minuto se está librando una batalla para escapar de este virus que es una muerte segura para muchos. Los auténticos supervivientes no llevan taparrabos ni bikinis escotados ni se la juegan en una yincana de entretenimiento. Si todos aquellos que están en la isla enchufasen ahora mismo la televisión y viesen la que nos está cayendo encima temblarían de terror. Los supervivientes de verdad están a nuestro lado dejándose la piel para que volvamos a ser libres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Supervivientes somos nosotros