La falta de decoro público

José Ricardo Pardo Gato EN LÍNEA

OPINIÓN

Pool

22 nov 2019 . Actualizado a las 09:00 h.

Con notorio retraso, teniendo en cuenta el inicio del proceso, la Audiencia Provincial de Sevilla condenó el pasado martes, 19 de noviembre -esto es, 11 meses después de que terminara el juicio-, a 19 de los 21 acusados en el conocido como juicio de los ERE. Diez de ellos han recibido penas de prisión, que oscilan entre 6 y 8 años, por los delitos de malversación y prevaricación. Los otros nueve restantes han sido condenados a penas de inhabilitación por delito de prevaricación. Solo dos acusados, ex altos cargos de la Junta de Andalucía, han sido absueltos.

Según esta sentencia, los condenados idearon y desarrollaron en la comunidad andaluza un sistema ilegal para conceder y disponer discrecionalmente de cientos de millones de euros -concretamente, más de 679-, sin atender ni respetar los controles mínimos exigibles ni la normativa vigente.

El modus operandi seguido quedaba alejado de las normas generales de equidad pública, al adolecer de la necesaria publicidad y concurrencia. El procedimiento de concesión de las subvenciones dadas a lo largo de los años carecía del rigor predicable: se concedían a discreción y sin primar el interés público, sino más bien el particular y ajeno de las personas y empresas para cuyo enriquecimiento sirvieron, preponderantemente, las ayudas recibidas.