¿Tú también, Enid Blyton?


Saber que la lectura de Los Cinco ha sido analizada al extremo de que resulta «racista, sexista y homófoba» por parte de la Royal Mint, la casa de la moneda británica, es otro shock. Un golpe directo a la infancia. Allí donde una veía y disfrutaba la aventura, el riesgo y la valentía de sus protagonistas, otros han descubierto el tufo de comportamientos inmorales. Los ojos de hoy han reparado en que el personaje de Anne fue dibujado por Enid Blyton como una «simple ama de casa»; Jorgina como un marimacho (¡y cómo la admirábamos!) y en el contexto literario de Blyton, al parecer, los negros siempre han sido retratados como salvajes. La escritora -dice la Royal Mint- no se merece un gran homenaje. Y nosotros a este paso vamos a perder toda oportunidad de gozo artístico. Ni la ficción está protegida de los biempensantes que solo saben medir con la vara que todo lo achica. La vigilancia y la censura se han instalado como arma de destrucción masiva y ni el placer de imaginar nos quedaremos. Y así, a falta de ficción, la realidad nos abrasa con los abusos de celebridades artísticas que se han salido de madre y nos ponen contra la cuerda de desmerecer además su obra. Me niego también a esa censura de lo que es, en el fondo, otro modo de ficción. Hay que bailar a Michael Jackson, ver las películas de Woody Allen y escuchar a Plácido Domingo. Leer a Enid Blyton siempre será un placer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

¿Tú también, Enid Blyton?