Vox y la palabra del año


Diciembre. Toca echar la vista atrás. Hacer balance de lo que ha ocurrido en los últimos doce meses. Cuando éramos analógicos, leíamos anuarios o hacíamos nuestras propias listas. Ahora que marchamos todos por la senda digital y vivimos en la nube, dejamos que otros nos hagan ese trabajo. ¿El resultado? Toneladas de información y sorprendentes (a veces incómodos) autorretratos. Google nos cuenta lo que hemos buscado. Spotify lo que hemos escuchado y cantado. YouTube lo que hemos visto. Los periódicos, las noticias más leídas. Y los diccionarios Oxford, las palabras que han emergido en el mundo anglosajón y, por extensión, en Occidente.

Posverdad, emoji o selfi fueron palabras del año que en su momento nos impactaron. Las tres son jóvenes. Sirven para identificar fenómenos y prácticas recientes. No ocurre lo mismo con la del 2018. «Tóxico» viene del latín y lleva cientos de años con nosotros. Los responsables de su designación la eligieron pensando en aspectos medioambientales y en el movimiento MeToo, pero si hubieran esperado un poco y hubieran mirado a España, habrían salido reforzados. Por los aires ponzoñosos que impregnan nuestro sistema político. Y por lo apropiado que es combinar toxic con el nombre de ese partido ultra que se ha convertido en el más emergente del país. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Tags
VOX
Comentarios

Vox y la palabra del año