Morirse de risa (equidistante)


Riendo se plantó ayer Ada Colau en el Ayuntamiento de BCN el día después del día de autos. Protagonista de la sesión plenaria, el documental Ciutat Morta, título sin duda premonitorio. Podemos (sí, Podemos) imaginarnos a Ada Colau ensayando risas en el espejo antes de ponerse a la faena. Ya ven, su risa es también equidistante. El caso es que los colaus fueron quinta fuerza en la ciudad, lo cual, en realidad, es el colmo de la equidistancia: se hicieron tan irrelevantes, regalando sus potenciales votos al procés, que ahora da igual si constitucionalismo o secesionismo. El daño ya está hecho. El estropicio se lo puede agradecer Barcelona, y Cataluña entera, también a esta futura exalcaldesa. Sí, todos acaban siendo ex. Algunos, por mucha risa enlatada que anden exhibiendo, seguramente más pronto que tarde.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Tags
Comentarios

Morirse de risa (equidistante)