Susana Díaz o la sinrazón


Mañana votarán. Porque si no tuviesen que votar lo mejor que podrían hacer es pensárselo con calma. El PSOE se ha roto. Por eso mañana domingo no tendrán que elegir al más bueno para su organización, sino al menos malo. Yo me taparía los ojos y votaría Susana Díaz. Sería como cuando cruzo una avenida de Roma, donde los coches convierten el asfalto en selva: que sea lo que Dios quiera. Porque si gana Sánchez el PSOE fenecerá. No es opinión personal. Es constatable que nadie lo ha bajado tanto a los infiernos: en cada elección, peor. Constatable que su proyecto es ninguno: hoy dice a y mañana b sin preocuparse tan siquiera por la inteligencia de los que lo escucharon en pocos días decir una cosa y su contraria. Constatable que su proyecto para España es crear muchas Españas que no se llamen así. Y constatable que quería ser presidente del Gobierno con el apoyo de la ultraizquierda defensora de sediciones catalanistas, dictaduras sudamericanas y sectarismos propios de regímenes totalitarios. Ese es Sánchez. Si gana, el futuro será un colador: todo lleno de agujeros. Y Rajoy encantado, obviamente. No encontrará mejor garantía para triunfar de nuevo en las urnas pese a Madrid y sus canales. ¿Y si gana Díaz? Pues los demócratas de la facción contraria ya anunciaron que se irán: soy demócrata y acepto el resultado si gano; si pierdo, me voy. Montarán un partido sanchista. Serán Podemos Dos. Ojalá. Porque ya va siendo hora de poner a cada uno en su sitio: la sinrazón. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
39 votos

Susana Díaz o la sinrazón