Todo se contagia


Los mismos argumentos, las mismas justificaciones. Ahora son la derechona, las fuerzas reaccionarias, los medios de comunicación vendidos al poder y los que tiemblan ante su victoria. Lo contrario de lo que ocurría anteayer, que eran los izquierdistas separatistas, los antipatriotas y los medios desleales los que denunciaban los tejemanejes, pillerías, travesuras y expolios cometidos por nuestra clase dirigente.

Porque los que nos van a arreglar el futuro están adoptando la misma intransigente postura que hace nada tomaron aquellos que pusieron la mano en el fuego por los que nos estaban desvalijando. Con total desfachatez. Los mismos argumentos que se usaron para Bárcenas, Blesa, Matas, Fabra, Rato, Mato, Pujoles, Granados, los ERE y demás desvergüenzas, se recuperan ahora para tratar de salvar a Tania Sánchez, Monedero o Errejón. Todo es una falsedad, una calumnia y un complot. Eso es; un complot judeomasónico, que decía aquel señor retaco, ruin y de muy mal genio.

Con lo fácil que es enseñar papeles, aclarar las cosas y demostrar que las acusaciones son falsas, y caen en los mismos errores que ya nos tienen hastiados y que conducen al descrédito y a la desafección. Como el calamar, se defienden emborronándolo todo, pero sin convencer.

Estamos en las mismas. Como hace algún tiempo. Negando, acusando a quien denuncia y arremetiendo contra quien duda. Están haciendo lo que ellos tantas veces denunciaron de esa casta que se niega a rendir cuentas ante la ciudadanía.

Y es que, por lo visto, esta forma de actuar y lo de subirse a la casta, resulta muy contagioso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

Todo se contagia