Podemos ya es casta


Podemos se estrena en la casta de la mano de uno de sus líderes más carismáticos. Íñigo Errejón ha sido suspendido de empleo y sueldo por la Universidad de Málaga, donde trabaja como investigador, a la vez que se le abre un expediente disciplinario. Se trata de comprobar si el joven politólogo, que percibía 1.825 euros al mes, cumplía su trabajo según lo acordado, pues según la UMA existen indicios de comportamientos que no se ajustarían a lo acordado. Se cierre como se cierre el expediente informativo incoado, Errejón ya tiene problemas propios de la casta. Es un político más, y de ahora en adelante se mirarán con lupa todos sus movimientos. Ello a pesar de que el mesiánico Pablo Iglesias, ingenuo él además de recalcitrántemente utópico y últimamente desaparecido, llegó a creer que su reino no era de este mundo, y que su paso por la cosa pública se haría levitando y sin pisar el mismo suelo que el resto de padres de la patria. Son casta, vaya si lo son, y el asunto de Errejón lo demuestra. En el supuesto que pisen moqueta, les faltará tiempo para vestir de Armani y usar coche oficial. Quien aspira a mandar lleva en la sangre inmensos deseos de ser reverenciado. Y ellos no van a ser la excepción. Por mucho que nos pretendan hacer creer que van a gobernar en chándal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
136 votos

Podemos ya es casta