Nos rendimos


Un día de estos sucumbiremos a tanta mugre, tanto latrocinio y a tanto maleante. El cuerpo no nos da para más; el disco duro de nuestro entendimiento está a rebosar y ya no procesa nuevos datos.

Ayer otra vez. Otra organización criminal para conseguir contratos públicos con ramificaciones en 13 provincias, dedicada a asaltar nuestras carteras y los dineros que teníamos que dedicar a educación y sanidad. Sin tiempo para recuperarnos de las tarjetas black, los masajes tailandeses, los granados en flor, los cursos sin alumnos y sin pupitres, y los revolcones al sol de Canarias, nos inundan con otro caso de corrupción generalizada por media España, donde nuevamente las instituciones y quienes las gestionan están en el punto de mira. La cochambre lo invade todo y los saqueadores son tantos que nos han acorralado.

Solo desde el desprecio y la soberbia se puede entender el comportamiento delictivo y también la falta de explicaciones y de propósito de enmienda que nos enseñaban de pequeñitos en el catecismo. Solo desde la indecencia podemos comprender el amparo que partidos, instituciones y líderes otorgan a los forajidos que primero nos arruinan y ahora expolian los pocos restos que nos quedan.

Ya no podemos más, así que nos rendimos. Que ellos sigan escudándose en el disparate sin hacer un solo movimiento para acabar con esta locura. Pero luego, cuando digamos lo que pensamos, que no se sorprendan; ni nos amenacen con el caos y el cataclismo. Porque solo ellos serán los responsables de su llegada.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
49 votos

Nos rendimos