Mujer, ¿por qué no te callas?


El calendario, que es aficionado a reunir en la misma cama a los compañeros más extraños, nos trae hoy a Hugo Chávez, recién fallecido; al rey de España, que se hizo célebre en el mundo por su «¿Por qué no te callas?» dirigido al anterior, y el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. Hay mujeres trabajadoras con empleo remunerado y mujeres trabajadoras sin empleo ni salario. La trabajadora con empleo remunerado tiene, con relativa frecuencia, un problema de paridad con el hombre a la hora de cobrar. Percibe un salario inferior por ser mujer y no hombre. En el campo del cine español, las actrices cobran entre un 25 y un 30 % menos que los actores. La única excepción a esta discriminación salarial es Penélope Cruz. Hay también muchos miles de mujeres trabajadoras que carecen de empleo con contrato, de salario y de horario laboral: son las amas de casa. Mujeres trabajadoras y mujeres sin contrato ni salario comparten otra ignominia social: sufren un silencio del que están exentos los hombres. ¿Cuántas veces han tenido que oír un bochornoso «¿por qué no te callas?» cuando estaban hablando? El magnífico libro Una mujer silenciada. María Teresa Toral: ciencia, compromiso y exilio, de la extraordinaria escritora Antonina Rodrigo, autora de más de 20 libros, nos explica cómo es el silencio que sufren tantas mujeres.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Mujer, ¿por qué no te callas?