«Cogito ergo chun»


Mientras unos chiquillos me masajean los pies voy a contarles alguno de los cotilleos que circulan estos días por lo que en la televisión llamarían mi entorno. Se rumorea que, tras su dimisión de la Real Academia Galega, Méndez Ferrín se retirará, en helicóptero, a la isla de San Simón, donde será tratado como presidente emérito. Promete dedicarse al verso y no interferir en las decisiones de su sucesor. La curia de académicos se reunirá para lo de la fumata, con perdón, que la cosa está que arde. Parece también que la gira de De Cospedal con sus monólogos llegará a Galicia a mediados de mayo. Actuará junto con Luis Piedrahita, al que ya está haciendo sombra con su meteórica carrera. El PP, entre tanto, ha dado un firme paso adelante y ha decidido negar la existencia de Bárcenas, al que ha calificado de «entelequia» o también de «montaje de los indignados y del partido socialista». Se dice que el esquiador que sacan los medios es un actor venido a menos, que el abrigo es de Cornejo y que el portal del que entra y sale tiene una puerta trasera por la que sale y entra, respectivamente. Y que los 22 millones son dinero del Monopoly. Como los de la hipoteca de Urdangarin, al que su banco ha concedido una carencia de cuatro años, lo que los analistas de riesgos calculan (en fútbol le llaman porra) que será la duración de su pena de cárcel. Y mientras, Carme Chacón le confiesa a Alicia Camacho ante los micrófonos de Método 3 que está enamorada de Oriol Pujol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

«Cogito ergo chun»