Horario laboral


SE HA CLAUSURADO en Madrid el I?Congreso para Racionalizar los Horarios españoles que, como casi todo el mundo sabe por experiencia, son catastróficos en nuestra gestión del tiempo. Aquí predomina la idea de fichar y de dar la falsa impresión de que se está trabajando frente a la racionalidad de trabajar el mínimo tiempo posible con el máximo rendimiento. Esta mala gestión del tiempo se padece en la oficina y también en la administración de los trabajos domésticos no remunerados. Y alegra ver que en este congreso se ha apelado a la racionalización -la intención no puede ser mejor- cuando está demostrado que, en el terreno de la razón, nuestra historia nos aporta cuotas muy bajas en ciencia, filosofía, crítica artística y no hablemos de libros de texto que todavía, en no pocas ocasiones, son auténticos delitos irracionales que deberían denunciarse en los juzgados.Hasta tal punto nos llevamos los españoles mal con la razón que incluso los economistas, esas criaturas especializadas en aplicar el cálculo a la vida doméstica y a la vida pública, cuando se topan de verdad con la razón -que ellos designan con su nombre latino: ratio- no le aciertan ni el género gramatical. Consulto la voz ratio en el Diccionario de Economía, de Ramón Tamames, quien recomienda pronunciar como racio -es decir, una aceptable pronunciación hispánica del latín- y, tras informarnos de que «sirve para expresar la relación cuantificada entre dos fenómenos», pasa a anunciarnos que «los ratios son muy empleados en contabilidad». Nuestros economistas dicen el ratio, usando el artículo masculino, cuando es una palabra latina del género femenino. Como se ve, hasta los racionalistas economistas no pueden resistir ni siquiera la realidad genérica femenina de esta voz. En el congreso, los especialistas han dejado claro que nuestros horarios laborales son, literalmente, un desastre. En esta evaluación tan negativa han coincidido desde ministros, futbolistas y frailes, hasta el astronauta Pedro Duque. España está en la Unión Europea a la cabeza en horas de trabajo y a la cola de colibrí en productividad. Eso se llama talento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Horario laboral