Listas negras


JAMES CAMERON, que convirtió a su película Titanic en una de las más famosas y premiadas de la historia del cine, ha decidido rodar un documental sobre el Prestige , hundido también en el Atlántico noventa años después. El Titanic se llevó con él a más de mil quinientas vidas humanas pero lo que lo convirtió en leyenda fue el misterio sobre las causas del accidente que tardó 79 años en resolverse. Al final resultó que las planchas del casco estaban hechas de un acero extremadamente frágil, incapaz de soportar el choque con un iceberg.Sobre el misterio del Prestige nadie sabe cuándo llegaremos a conocer cómo y por qué acabó con su carga letal en el fondo del océano. Lo que sí sabemos es que ha supuesto un duro golpe para la economía y la moral de este pueblo que lucha, con escaso éxito, por aumentar un nivel de renta que nos sitúa entre los más bajos de la Unión Europea.También empezamos a percibirlo como una estocada profunda en el corazón de un imperio de cartón piedra donde la política se interpreta como panem et circenses y la democracia como el totalitarismo del partido único con una única interpretación de la realidad. Una forma de ver las cosas que es capaz de confundir a la plataforma Nunca Máis con una nueva versión de las listas negras donde caben todos los desleales, nacionalistas, radicales y antisistema.Listas en las que, desde ahora, ocupará un lugar de honor el susodicho Cameron. No en vano se le ha ocurrido justificar su decisión diciendo que «como no tomo la marea negra a la ligera quiero utilizar todas mis posibilidades como realizador para servir a la causa, movilizar a las masas y hacer comprender a los políticos que el naufragio del Prestige no es una fatalidad».Pues eso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Listas negras