Efectos colaterales

HABITACIÓN PROPIA


A LOS POCOS días del atentado contra las Torres Gemelas y a consecuencia de la inmensa tragedia que produjo casi cinco mil muertos, los psicólogos comenzaron a analizar las secuelas psicológicas que padecían las personas involucradas en diferentes niveles de cercanía con aquellos hechos.Meses después, en la guerra de diseño que los Estados Unidos le hicieron a los afganos se aseguró a los países aliados -tal vez para aplacar sus conciencias- que la nueva y sofisticada tecnología bélica evitaría las bajas en el ejército invasor. Pero cuando empezaron a contarse las víctimas y se vió que entre los miles de civiles muertos o desaparecidos también se contabilizaban algunas decenas de norteamericanos, los expertos hablaron de efectos colaterales en un ejercicio de cinismo digno de figurar en la antología del disparate.Traigo a colación estos dos ejemplos para aplicarlos al drama que estamos viviendo los gallegos debido al desastre ecológico, económico, social y personal que nos está suponiendo la oleada de mareas negras sobre nuestras playas, nuestras tierras y nuestras almas.La infantería que lleva quince días saliendo a la mar y a las costas para chuparse toneladas de chapapote con medios protohistóricos, empieza a mostrar signos de agotamiento físico y psicológico. Son las primeras bajas de esta contienda que se desarrolla con las armas de la guerrilla frente a un ciclópeo ejército de fuel. Son los efectos colaterales de esta guerra que llegaremos a contar por centenares y durante muchos años.Otro y no menos importante, es el del rencor y la desconfianza que tendremos en quienes consienten -por acción u omisión- que el presente y el futuro se nos hayan vuelto tan negros como la pez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Efectos colaterales