El káiser español de la parrilla virtual

MOTOR

Pablo López

El cambadés Pablo «GoPro» López se ha convertido en una estrella de los simuladores de carreras, un mundo a medio camino entre el videojuego y el automovilismo real

02 dic 2016 . Actualizado a las 12:48 h.

La revolución de la era tecnológica hace cada vez más difícil discernir cuál es el mundo en el que nos toca vivir de verdad. El virtual, o ese que todavía llamamos real. Claro que a estas alturas quizás no hagamos más que movernos ya entre dos dimensiones sin fronteras. Como sucede en el simracing. Los simuladores de carreras, que desde hace años cabalgan entre su condición de segmento del mercado de los videojuegos y la de plataforma de formación, despegue y apoyo de pilotos de todo tipo de modalidades del automovilismo sobre tierra y asfalto. Empezando por la fórmula 1. Y en este entorno Galicia cuenta con el más grande en la parrilla on-line de España y uno de los nombres reconocidos en el panorama internacional de los circuitos de bits del iRacing. Pablo GoPro López, cambadés afincado en Santiago nacido en 1987, destaca en lo que él define como el mayor mundo de realidad virtual en la materia. 

Hay más de 70.000 usuarios del iRacing repartidos por los cinco continentes, y socios colaboradores entre las grandes series mundiales, como la Nascar o la Indycar, y fabricantes del nivel de McLaren o Williams. Con carreras altamente competitivas a cualquier hora del día, grandes circuitos replicados, la opción de generar series privadas, eventos especiales en el mundo real, una amplia escala de niveles de competición, Y normas igual de estrictas que las de los campeonatos físicos, lo que atrae a «xente máis madura» que la que suele asociarse a los videojuegos, apunta López.

Noveno en el Campeonato del Mundo 2012 de iRacing, Pablo peleó dos semanas atrás en una de esas experiencias asociadas en el mundo real. La Mazda Road to 24 Shootout. En el circuito NOLA Motorsport Park de Nueva Orleans. Con siete destacados pilotos de automovilismo de las grandes series estadounidenses y él como único piloto virtual, en pos de una beca de 100.000 dólares para competir la próxima temporada en el Campeonato de Mazda MX5 de los EE.UU. El cambadés rodó las 16 primeras vueltas de su vida en un circuito real de velocidad, y aunque no ganó, recibió los elogios de los jueces.