El BCE y los tipos de interés

Isabel Novo Corti

MERCADOS

Mario Draghi cede el testigo a su sucesora, Christine Lagarde
Mario Draghi cede el testigo a su sucesora, Christine Lagarde

17 jul 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El 9 de junio, el BCE anunció un cambio de su política monetaria. Subirá los tipos en 25 puntos básicos en julio y volverá a subirlos en septiembre, aunque entonces la intensidad del aumento de la tasa dependerá de la evolución de las expectativas de inflación. Tras ese anuncio, las primas de riesgo de los países del sur se dispararon. Se dijo que la decisión del BCE estaba detrás de esa subida de la prima, pero eso no es del todo cierto. La subida de tipos hace que suba el coste de financiación de todos los países; pero la prima de riesgo es un indicador de confianza: si el rendimiento del bono de un país sube más que el de otro es porque los inversores confían más en este segundo país que en el primero.

Hace en torno a un mes, en este mismo espacio, hacíamos referencia a la reunión del Consejo de Gobierno del BCE del 15 de junio del 2022. De dicha reunión salió una breve nota de prensa, que pasó prácticamente desapercibida, en la que se decía textualmente: «Desde que se inició el proceso gradual de normalización de la política monetaria, en diciembre de 2021, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) se ha comprometido a actuar para hacer frente al resurgimiento de riesgos de fragmentación [de la Eurozona]. Sobre la base de esta evaluación, el Consejo de Gobierno ha decidido actuar con flexibilidad en la reinversión del principal de los valores de la cartera del programa de compras de emergencia frente a la pandemia (PEPP)».

Sin decirlo expresamente, se anticipa un programa especial de compra de activos para limitar el «riesgo de fragmentación». Esto no es más que salir a salvar a los gobiernos que no puedan colocar su deuda en los mercados a un precio razonable. La razón es que ninguno de estos países es realmente soberano desde un punto de vista fiscal, ya que ninguno podría financiarse por su cuenta al precio actual. Lo consiguen con el apoyo del BCE; en principio se dice que a cambio de nada, pero en realidad habrá muchas condiciones.