Aeromedia, drones gallegos a la medida

MERCADOS

c

La firma de Oleiros adapta los sensores de sus aeronaves no tripuladas a cada encargo, ya sea inspeccionar torres energéticas, los arcos de la Ciudad de las Artes o las playas de Fuengirola

13 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Son los pájaros de visión más amplia, con corazón motorizado y un cerebro de chips. Y no son ningún juguete. Con ellos, o gracias a ellos, se ha encontrado a personas perdidas, detectado incendios o lanzado veneno a inaccesibles nidos de velutinas. Pero también han inspeccionado para Nokia más de 600 torres de comunicación, escaneado el aeródromo de Rozas o, incluso, localizado antiguos vestigios arqueológicos bajo masas arbóreas. Sirven para espiar el tráfico, regalar vistas inéditas en la pequeña y gran pantalla, controlar el aforo de las playas o apoyar rescates, y ya se ha ensayado su uso para fumigaciones, para el traslado de órganos y hasta Amazon se plantea utilizarlos para el reparto de mercancías.

«Hemos inspeccionado para una ingeniería los 96 arcos interiores y los 4 pórticos de Calatrava en la Ciudad de las Artes de Valencia. Son muy altos y en la parte de apoyo hay una zona de acceso imposible: ideamos unos drones de 20 centímetros para que pudiesen meterse por atrás, fotografiar su estructura y comprobar su mantenimiento», explica de una de las llamativas misiones Carlos de la Rocha, cofundador de la que hoy está, desde Oleiros, entre las tres primeras empresas de España en vuelos con naves no tripuladas.

En el 2012 la apuesta por crear Aeromedia «fue una auténtica aventura, todavía no había ni ley», recuerda de los inicios. Dos años tardaría en llegar una norma para el vuelo de una tecnología con un universo casi infinito de posibilidades de desarrollo. En aquel momento, «muchos se fueron por la agricultura de precisión, nosotros apostamos más por la parte industrial», continúa el directivo, que valora el impulso que supuso la iniciativa de la Xunta Civil UAVs de apoyo al uso civil de drones con gigantes como Indra o Boeing. «Requirió mucha inversión en nuevas aplicaciones y nosotros estuvimos ahí, fue un éxito, ojalá se repitiese», apunta.