El negocio de la iluminación conectada

La compañía holandesa Signify lidera el mercado con unas ventas de 6.400 millones el año pasado gracias a sus marcas Philips e Interact. Xiaomi apuesta por la bombilla inteligente


Redacción / La Voz

La iluminación LED (light-emitting diode o diodo emisor de luz) está cambiando la presencia de muchos objetos de uso diario, además de creando ambientes en hogares y espacios comerciales de una forma que antes solo era posible con muchas limitaciones y un elevado consumo de energía. Una muestra de las posibilidades de esta tecnología son las populares bombillas conectadas, que permiten encenderlas y apagarlas con el móvil a través de una aplicación, graduar la intensidad, la temperatura del color y, por supuesto, elegir entre millones de tonos y configurar efectos sorprendentes.

El incipiente negocio que se vislumbra alrededor de la iluminación IoT tiene un nombre propio: Signify, líder mundial en este sector para profesionales y consumidores. Sus productos, bajo las marcas Philips e Interact (sistemas conectados), están presentes en casas, edificios y espacios públicos. Con unas ventas de 6.400 millones de euros el año pasado, 29.000 empleados y presencia en más de 70 países, esta compañía holandesa brilla con luz propia.

Recientemente Signify (en Euronext opera con el código LIGHT) adquirió WiZ Connected, una firma con sede en Hong Kong que ha desarrollado WiZ, el ecosistema de iluminación conectada basado en Wi-Fi. La suma de WiZ permite a Signify expandir su liderazgo, tal y como explicó su consejero delegado, Eric Rondolat: «Estamos muy satisfechos de unir fuerzas con el equipo de WiZ Connected, quienes han desarrollado una gran plataforma tecnológica que permite dirigirse a una base de clientes más grande en el creciente mercado de la iluminación basada en Wi-Fi. Nos ayudará a continuar brindando a nuestros clientes una rica experiencia de luz y de uso intuitivo».

Por su parte Jean-Eudes Leroy, su homólogo en WiZ Connected, destacó su solución como «una plataforma de IoT abierta, accesible a todos los proveedores de material eléctrico e iluminación. Junto con Signify, alcanzaremos una mayor audiencia de nuevos clientes con nuestra solución escalable y fácil de usar».

Más allá de las declaraciones, algunos de los productos que ya están en el mercado revelan las posibilidades de una tecnología que lleva ya algunos años entre nosotros pero que poco a poco empieza a abrirse paso a nivel doméstico. Los más conocidos son las bombillas Philips Hue (blancas o con color) y que posibilitan transformar los espacios y adaptarlos a distintas necesidades (trabajo, lectura, entretenimiento, visionado de películas...). Se trata de todo un sistema que se maneja desde una app propia que facilita el control de la iluminación en distintas estancias, en cada una de las cuales puede haber varios puntos de luz funcionando al mismo tiempo. Cuenta también con interruptores físicos y sensores de movimiento y permite ir añadiendo más bombillas o lámparas a la red según las necesidades del usuario.

Entre las últimas incorporaciones destaca la lámpara Hue Go, una semiesfera sin cables de 300 lúmenes y tres horas de autonomía (también puede trabajar conectada a un enchufe) que incorpora varios efectos dinámicos naturales: acogedor, café de domingo, meditación, bosque encantado, aventura nocturna...

Otra propuesta es Hue Play, una barra de luz compacta y versátil que puede combinarse de múltiples formas para ofrecer distintas experiencias. Crea un efecto iluminación indirecta y puede instalarse tanto horizontal como verticalmente al lado de la televisión o detrás de un monitor para crear un contraluz en la habitación.

Los espejos con iluminación Hue Adore o las luminarias de exterior son otras líneas de Signify, que también acaba de asociarse con Razer para entrar en el nicho de los videojuegos. Razer Chroma, el mayor ecosistema de iluminación para periféricos de gaming, ya está integrado en Apex Legends, el juego que ha tomado el relevo de Fortnite como gran éxito del género battle royale. Los usuarios pueden así disfrutar de efectos de luz al ritmo del juego, reaccionando en base a interacciones y eventos durante la partida. Con la app Synapse 3.0 estos efectos pueden extenderse más allá de los periféricos Razer y disponer de ellos en los dispositivos Philips Hue.

Competencia china

Las marcas chinas han visto el potencial de este mercado y las más adelantadas, como Xiaomi, ya lo están explotando. Su bombilla Mi LED Smart Bulb ofrece iluminación RGB (16 millones de colores) y una configuración del brillo entre 80 y 800 lúmenes. La temperatura del color también es variable (1.700-6.500 K) y dispone de modos como los que simulan un amanecer, una puesta de sol o el centelleo de una vela. Mi LED Smart Bulb puede ser controlada por la voz, a través de Amazon Alexa o el asistente de Google, y su vida útil se estima en 25.000 horas. Todo un desafío low cost (el precio oficial es de 19,9 euros) en un negocio que cada vez brilla con más fuerza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El negocio de la iluminación conectada