Los subasteros

José Pablo Abeal Vázquez ECONOMISTA

MERCADOS

25 mar 2018 . Actualizado a las 04:45 h.

El producto en el mercado parece que se vende caro. Vuelven a utilizase expresiones propias de historias recientes como exuberancia irracional o burbuja. Parece que se trata de un estanque expuesto a la voracidad de los especuladores. Ya se hacen apuestas sobre cuándo surgirá la tormenta perfecta. Nuevos agentes suenan para incorporarse al mercado.

La vorágine inflacionista en el mundo del fútbol no es nueva. Llevamos años escuchando esos tambores. Hemos superado varias etapas. La carrera comenzó hace tiempo. Los precios crecieron. Una corriente de liquidez los avivó poco a poco. Se instaló la euforia. La cordura indica que los activos están sobrevalorados, pero la financiación y operaciones frenéticas de compra venta se suceden. Muchos participantes se hacen ricos y guardando su botín en la isla del tesoro. Queda la ultima etapa. La explosión final y el silencio.

El economista Minsky nos ha dejado su momento. El personaje del Coyote persigue al Correcaminos. Vemos que está asomándose al acantilado pero él solo piensa que ya lo tiene a su alcance. Continua su carrera por el aire hasta que se da cuenta de que algo raro está sucediendo. Mira el vacío sobresaltado y se desploma hacia la nada. El largo oasis de estabilidad se ha truncado abruptamente.