«Fixemos coma unha parcelaria do monte, aquí está todo estudado»

.

Redacción / La Voz

Año 1989. Trabada, Lugo. En este concello de poco más de 1.100 habitantes se ha conseguido un modelo de concentración privada que, casi 30 años después se sigue poniendo como ejemplo. Daniel Villapol, de Maderas Villapol, fue el impulsor de la Sociedad Agraria de Transformación (SAT). «Houbo moita unión. Foron poucos os que quedaron fóra», dice Daniel al recordar que, con mucho esfuerzo e información, consiguieron juntar 500 hectáreas de monte de 180 propietarios. «Foi coma unha parcelaria do monte. Por exemplo, aos que tiñan ganado, deixóuselles a propiedade preto da explotación. Buscouse combinar o interese de todos. Eu mesmo tiña a miña propiedade repartida en 210 parcelas. Agora teño o monte xunto en dúas».

Una vez que los dueños del monte de Trabada se pusieron de acuerdo se hizo una auténtica ordenación: «Pistas, devasas, respectáronse zonas de fragas, as fontes, hai zona de caza...», precisa.

Todos a una

Una vez completados los trámites burocráticos comenzó la siembra. «A madeira plantouse dende 2007 a 2009. Aínda agardamos. Agora estamos facendo poda de piñeiro, limpeza e tratamento do eucalipto». Es decir, el monte se gestiona como los vecinos han decidido, pero todos a una. «Temos eucalipto, pero tamén cerdeira e castiñeiro... Todo está estudado».

A cinco años vista para que se ejecute la tala, creen que el rendimiento es evidente «e apenas sen custo. Ás veces hai que facer achegas, pero nada que ver con que cada un traballase de xeito independente». Una vez que corten, los beneficios se repartirán en función del porcentaje de terreno de cada dueño. ¿Y el fuego?, le preguntamos. «Aquí non hai. E se hai, temos devasas e depósitos de auga. E ninguén quere que arda, claro».

Votación
2 votos
Comentarios

«Fixemos coma unha parcelaria do monte, aquí está todo estudado»