Un dron para combatir las llamas

La «start up» madrileña Drone Hopper crea el primer aparato con capacidad real para atacar un incendio; el diseño, multipremiado, ha causado sensación en Chile, Australia o Sudáfrica


Redacción / La Voz

Hace solo siete días, Galicia revivía una pesadilla que sacude su territorio verano tras verano: la de los incendios. En una treintena de aquellos focos localizados a lo largo y ancho de las tierras de Breogán, se podía vislumbrar la mano del hombre. Lo reconocía la propia Xunta. Se trataba de fuegos intencionados, perpetrados deliberadamente de madrugada en varios puntos muy próximos los unos de otros. Al ser cometidos de noche, se dificultaban las labores de extinción, pues los medios aéreos no pueden operar sin visibilidad. Esta realidad podría cambiar dentro de unos meses gracias al trabajo de la empresa madrileña Drone Hopper, que ha diseñado el primer dron con capacidad de atacar directamente un fuego.

El aparato, bautizado como Wild Hopper, tiene capacidad para volcar 300 litros de agua directamente sobre el fuego. Agua nebulizada además, lo que garantiza una mayor penetración en la base del incendio y un enfriamiento mejorado debido a que los gases se mezclan mejor. Como se trata de un dron, más operativo que un hidroavión o un helicóptero y no representa riesgo alguno para la vida de las personas dado que se pilota desde tierra, puede operar de noche, lo que supondría una ayuda inestimable para los brigadistas que, año tras año, se enfrentan a esta lacra.

La start up madrileña lleva algo más de un año trabajando en este diseño, único en el mundo por su autonomía y capacidad y que ya ha recibido varios premios y llamado la atención de países como Chile, Australia y Sudáfrica, también acostumbrados a afrontar al problema de los fuegos. De la eficacia de la solución tecnológica creada habla el hecho de que la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) la ha incorporado a un programa europeo de investigación en este ámbito.

El CEO de Drone Hopper, Pablo Flores, conoce bien la realidad de los incendios en la comunidad, pues está casado con una gallega y pasa frecuentes temporadas en su Ponteareas natal. La última, hace unos días. Flores cree que la solución que han ingeniado se podría adaptar perfectamente a un operativo como el que cada año se crea para combatir los fuegos, y que solo en medios humanos reúne a más de 7.000 efectivos.

La compañía ya ha cerrado el diseño del prototipo y en breve cambiará los motores actuales, eléctricos, por unos de gasolina. Con ello, ganará potencia y autonomía de vuelo, dos factores decisivos a la hora de combatir un fuego. Según sus cálculos, en solo 15 minutos el dron podría cargar y descargar esos 300 litros de agua nebulizada, que incorpora además una solución química ecológica creada por Río Salgado, una firma brasileña asentada en Porriño.

Esta solución, disuelta al 10 % en el agua cargada en el dron, permite atacar el fuego de forma efectiva, y crear por ejemplo cortafuegos alrededor de edificaciones o zonas concretas del monte, una de las soluciones más recurrentes a la hora de operar contra las llamas.

¿Y el precio del aparato? 1,2 millones de euros, incluyendo los cursos de formación. El directivo de la compañía admite que, desde la distancia, podría parecer caro, pero aclara que el Wild Hopper es un pequeño avión no tripulado que incorpora equipos tecnológicos de última generación. Y lo pone en comparación con otros medios aéreos. «Es la décima parte de un hidroavión, que cuesta por encima de los 35 millones y tiene además un mantenimiento de un millón al año». Flores asegura que este es un equipo complementario al de los grandes medios aéreos que supone una aportación efectiva y mucho más económica para los operativos antiincendios. En su opinión, con tres o cuatro drones trabajando coordinadamente, se pueden obtener grandes resultados.

La compañía ha creado paralelamente un equipo más asequible (entre 250.000 y 300.000 euros) denominado Forest Hopper, con una capacidad de entre 120 y 150 litros. Este dron no está pensado para atacar directamente las llamas sino más bien para crear cortafuegos. E incluso tiene otro diseño más dentro de esta línea de negocio (la firma tiene otra focalizada en la fumigación para el sector agrícola) pensado para combatir incendios urbanos, un dron creado en colaboración con la empresa india Castcraft.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un dron para combatir las llamas