Un saldo migratorio insuficiente

Mientras se recupera el saldo con el extranjero, se mantiene el éxodo a otras autonomías


vigo / la voz

La fuga de jóvenes de Galicia a otras comunidades españolas está haciendo crecer la pérdida de parejas en edad de procrear, circunstancia clave para la recuperación de la tasa de natalidad, una de las tres más bajas de España, junto a las de Asturias y Castilla y León. Desde el inicio de la crisis en el 2008 hasta hoy el saldo migratorio de la juventud gallega es claramente negativo justamente a causa del flujo de cambios de residencia entre Galicia y el resto de las comunidades autónomas.

Mientras que en el balance de los últimos diez años han llegado del extranjero más jóvenes de los que han dejado Galicia para establecerse en otro país, ocurre lo contrario dentro de las fronteras de España. Desde junio del año 2010 el volumen de entrada de nuevos residentes procedentes de otras autonomías es inferior al que forma la bolsa de los que emigran al resto del Estado. Poniendo el fiel de la balanza en enero del 2008, esta apunta un resultado negativo en 7.269 casos en total en dichas migraciones interiores.

Respecto a la relación de los jóvenes gallegos con el extranjero, la balanza abandonó por fin los número rojos hacia la mitad del 2016 tras encadenar nueve semestres de caída continuada. Se han ido a otros países 92.218 gallegos de entre 20 y 39 años y han llegado de fuera de las fronteras españolas otros 113.788 con el mismo perfil de edad. Es decir, el saldo migratorio final con el extranjero resulta positivo en el caso de los jóvenes en 3.822 personas.

Pero la llegada de más juventud del extranjero es insuficiente para garantizar la formación de familias en el volumen que requiere Galicia y para paliar la marcha a otras autonomías. Las migraciones contribuyeron a mantener hasta el inicio de la presente década el crecimiento de la población total de la comunidad, pero pese a volver a llegar más gente de la que se marcha desde junio del 2016 la relación migratoria gallega es insuficiente para evitar que Galicia pierda población desde enero del 2012. El mayor número de fallecimientos que de nacimientos es un lastre que no se para ya con las inmigraciones, a no ser que a los que ya llegan para establecerse en la comunidad se sumasen 6.000 inmigrantes más al año, como han calculado expertos como el demógrafo Carlos Ferrás.

Feijoo a los alumnos descendientes de emigrantes: «Deberíais quedaros»

Juan Capeáns

La Xunta anima a los estudiantes del exterior becados en las universidades a continuar en Galicia su vida laboral

La Xunta reunió en la Cidade da Cultura a cerca de un centenar de alumnos gallegos o descendientes de gallegos que, habiendo desarrollado la primera parte de su educación superior en países extranjeros, pasan este curso en Galicia becados en las tres universidades a través del programa de excelencia que impulsa la Secretaría Xeral de Emigración. El titular del departamento, Antonio Rodríguez Miranda, ejerció de anfitrión en un acto en el que los estudiantes, procedentes de 16 países con larga tradición entre la diáspora gallega, mostraron su implicación y agradecimiento «por poder regresar a la tierra que tuvieron que abandonar mis abuelos», como relató Lorena Gómez tratando de contener la emoción. Residente en Venezuela, con orígenes en Celanova y estudiante de un máster de dirección de empresas, está convencida de que Galicia ha ganado a cien de los mejores profesionales de todo el mundo, y ellos, una oportunidad con vistas al futuro para instalarse en Galicia «definitiva o provisionalmente».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Un saldo migratorio insuficiente