Bruselas saca tarjeta amarilla a Ecuador

Bloqueará las importaciones de ese país si en seis meses no endurece su lucha contra la pesca ilegal


bruselas / e. la voz

La Comisión Europea ha exigido a Ecuador que intensifique sus acciones en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (IUU, por sus siglas en inglés). Bruselas ha enseñado una primera tarjeta amarilla a Quito, ya que considera que las mejoras que ha puesto en marcha el país latinoamericano desde el 2014 para combatir la pesca ilícita no son suficientes y hay deficiencias críticas. Si no solventasen los problemas detectados, podría prohibirse las importaciones de productos pesqueros ecuatorianos a la UE.

Un portavoz del Ejecutivo comunitario ha insistido en que esa tarjeta es «tan solo es un paso más en el diálogo bilateral». Según ha señalado, con esta advertencia se abre una nueva fase, en la que Bruselas propone a Ecuador un plan de acción para remediar las deficiencias identificadas.

Bruselas urge a Quito a desarrollar un sistema de garantía de cumplimiento y sanción para combatir las actividades de pesca ilegal y la invita a trabajar en un control adecuado de la actividad de las plantas de transformación, especialmente las que exportan a la UE. Según fuentes de la patronal conservera, Ecuador envía al mercado comunitario 93.000 toneladas de conservas de atún.

Aunque la tarjeta no implica todavía sanción alguna, en el caso de que el país no colabore, la Comisión podría proponer al Consejo de la UE que inicie una serie de medidas, dentro de las que estaría la prohibición de importación de productos pesqueros a la UE.

Visión gallega

Galicia tiene importantes intereses pesqueros en Ecuador, principalmente en el sector conservero. «Entendemos que nuestras empresas están cumpliendo las normas y exigimos que sigan haciéndolo para poder desarrollar sus actividades en igualdad de condiciones y se puedan mantener las relaciones comerciales con la UE», ha explicado la conselleira de Mar, Rosa Quintana.

El comisario de Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, ha insistido en que Ecuador «es un socio comercial importante para la UE en cuanto a productos de la pesca. Tenemos una enorme responsabilidad con los consumidores europeos y debemos garantizar que las importaciones proceden de pesca legal». El maltés confía en que Quito hará los esfuerzos necesarios para cumplir las normas.

Desde el Ejecutivo comunitario anticipan que será un procedimiento largo y que no tiene por qué implicar que se cierre con sanciones. La última resolución positiva fue para Taiwán, que en junio del 2019 recuperó la tarjeta verde tras cuatro años en vigilancia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Bruselas saca tarjeta amarilla a Ecuador