La investigación concluye que la falta de balizas en las bateas influyó en el naufragio del Nuevo Marcos, con tres fallecidos

Instan a la Xunta y a Fomento a señalizar bien los polígonos mejilloneros


Redacción / La Voz

No fue el factor determinante, pero, sin duda, la falta de señalización de las bateas «contribuyó objetivamente a que se produjera la colisión» que acabó el 26 de abril del 2017 con el cerquero Nuevo Marcos hundido en la ría de Pontevedra y tres de sus cinco tripulantes muertos. Por eso, en sus recomendaciones, la Comisión de Accidentes e Incidentes Marítimos (Ciaim) recoge que Fomento y la Xunta deberían evaluar si la situación de las bateas, en concreto las del polígono Portonovo D, suponen un riesgo para la navegación, que actualicen o modifiquen las cartas náuticas oficiales y balicen el polígono.

El organismo dependiente de Fomento publicó ayer el informe sobre el siniestro del pesquero en el que señala que el hundimiento de la embarcación se produjo como resultado de que «no se estaba realizando una vigilancia eficaz o no se era consciente del polígono de bateas», el choque contra el vivero no señalizado, que la tripulación «no se detuvo a inspeccionar los daños» y que, al continuar navegando, «se abrió una vía de agua que fue aumentando hasta provocar el hundimiento». Por si fuera poco, tras el siniestro, «la tripulación no fue consciente de la gravedad de la situación» y no se tomaron las decisiones adecuadas para garantizar la seguridad.

El análisis del caso enumera también que los factores que «contribuyeron en mayor o menor medida a que se produjera el accidente y que constituyen las verdaderas causas del accidente» y que son que el polígono de bateas no disponía de balizamiento, que no había luna y no se veían las bateas a no ser que se estuviese pendiente del radar, la confusión de los tripulantes tras lo repentino y violento de la colisión y, «el factor más importante», que «la conciencia de seguridad» de la tripulación «no era la adecuada». Y es que después del choque no se dio aviso del accidente ni se hizo uso de los dispositivos de salvamento y protección individual. Si los supervivientes consiguieron hacerse con un aro salvavidas fue porque cayeron del barco los que estaban en el puente. No saltó la radiobaliza, no se dio un aviso por radio ni telefonía, no se zafaron las balsas salvavidas... Los medios de rescate solo tuvieron conocimiento del incidente cuando uno de los supervivientes alcanzó la costa, ya rozando la hipotermia después de haber nadado 1,2 kilómetros, y pudo pedir auxilio.

Avances en la señalización

Aunque la Ciaim señala en su informe que la instalación y mantenimiento del balizamiento de los polígonos corresponde a la comunidad autónoma, desde la Xunta recuerdan que corresponde «á Administración central a planificación do balizamento e que no caso do Portonovo D non foi aprobado ata despois do sinistro».

De todos modos, Mar apunta que desde Portos de Galicia «se ven traballando no asunto desde antes do accidente». Después de haber cumplimentado los trámites administrativos, ya se está «secuenciando a planificación da actuación por rías». En este sentido, «a máis avanzada é a de Muros e Noia», para la que ya se tiene el visto bueno para el tipo de boya que se debe usar. Para la ría de Pontevedra se han solicitado «presupostos para encargar o proxecto» y los trámites para la ría de Arousa van más lentos «porque é a máis complexa». Portos dispone de una partida de 850.000 euros para esta actuación.

Con todo, Mar pidió cautela al respecto ya que la cuestión está sub iudice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La investigación concluye que la falta de balizas en las bateas influyó en el naufragio del Nuevo Marcos, con tres fallecidos