España no aceptará de ningún modo un recorte del 60 % para la merluza

Mar admite que el impacto en Galicia sería enorme y se conformaría con un 19 %


bruselas / corresponsal

Un 60 %. Es el tajo salvaje que propone dar la Comisión Europea a la cuota de merluza ibérica del próximo año. La cifra hace temblar a la flota gallega, que asiste a un final de temporada de infarto para el futuro del sector. Bruselas siempre se guarda algún sinsabor en la manga para su última cita del año, pero en esta ocasión ha ido demasiado lejos. «No puede haber una bajada tan abrupta (...) La propuesta de la Comisión de recortar un 60 % la cuota de merluza en ningún caso será aceptable para España», anunció ayer la ministra de Agricultura, Isabel Tejerina.

La incredulidad del sector contrasta con la tensión del Gobierno central que deberá sacar hoy toda la artillería pesada en la mesa de negociaciones para volver con un acuerdo aceptable para la flota. Los ministros calentaron ayer los motores, hoy será el día de medir fuerzas.

La contienda no se presenta fácil. En un contexto de bajadas generalizadas, que también afectarán a los TAC de especies ibéricas tan codiciadas como el gallo (-26 %) y el rape (-19 %), la batalla «puede alargarse toda la noche», reconocen fuentes del Consejo.

España blande el reglamento como arma. La nueva política común de pesca (PCP) marca como objetivo alcanzar el objetivo de rendimiento máximo sostenible (RMS) el próximo año, pero con un matiz: «Siempre que sea posible». Tejerina tira de informes para convencer a sus socios y a Bruselas de que no se puede cumplir el plazo sin dañar al sector: «Es fundamental tener en cuenta la sostenibilidad medioambiental, pero también los intereses socioeconómicos de los pescadores españoles», aseguró ayer antes de la reunión con sus socios europeos.

Si los tira y afloja en los Consejos de Pesca suelen ser antológicos, este año hay otra novedad que promete complicar más la negociación. Se trata de los top-ups, un porcentaje de cuota adicional que otorgará Bruselas a la flota para ciertas especies como la merluza, el lenguado y la cigala. El objetivo es compensar la entrada en vigor, en enero, de la prohibición de descartes para especies demersales. Bruselas ha anticipado un 3 % para la merluza: «Por suposto que non nos parece suficiente. Falamos co ministerio para que pelexe por máis», dijo ayer el director xeral de Pesca, Juan Carlos Maneiro, que sigue de cerca en Bruselas los acontecimientos. Maneiro se muestra confiado: «A prioridade é a pescada do sur, que ten una baixada moi importante, pero cremos que podemos defendela (...) Estamos case seguros de que un 60 % non vai ser». Admite, sin embargo, que de materializarse la propuesta de Bruselas, el golpe para la flota gallega sería rotundo: «O arrastre de litoral con 80 barcos, os 53 da volanta, as artes menores... Toda esa flota pode verse afectada. Non podemos aceptar o 60 % porque o impacto é importantísimo». ¿Qué sería aceptable para Galicia? Tejerina elude dar cifras, no quiere poner boca arriba sus cartas. Maneiro es más claro y reconoce que, tras reunirse con varios representantes del sector, la Xunta se conformaría con un recorte para la merluza del 19 % como máximo: «Se nos movemos no ámbito do 15 %, nos dariamos por satisfeitos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

España no aceptará de ningún modo un recorte del 60 % para la merluza