La casa de la aldea se decora con reliquias

Uxía Carrera Fernández
UXÍA CARRERA SARRIA / LA VOZ

SARRIA

Almacén de Antigüedades Manuel Calzada, la tienda más histórica de Sarria, del 1962.
Almacén de Antigüedades Manuel Calzada, la tienda más histórica de Sarria, del 1962. u.c.

Los anticuarios sarrianos se llenan de gente que se trasladó a su segunda residencia

20 dic 2020 . Actualizado a las 22:17 h.

Los cambios que trajo la pandemia son evidentes y se esconden en los pequeños detalles. El virus llegó a las ciudades y provocó un «éxodo urbano». Mucha gente pasó más tiempo en las segundas residencias y las casas de la aldea, lo que hizo que se mimaran más. Los anticuarios sarrianos recibieron este año una gran cantidad de clientela en búsqueda de objetos que encajasen con el «estilo rústico o vintage» de las casas del pueblo.

Hace apenas unos años que las tiendas de la Rúa Porvir lanzaron webs para ofrecer sus productos online porque cuentan con mucha clientela de fuera de Galicia. Fue su salvoconducto para mantener la actividad durante los meses de confinamiento. Cuando en junio la pandemia comenzó a dar un respiro y las fronteras se abrieron, recibieron a la clientela en masa. «Notábase que xa o tiñan todo pensado porque viñan a tiro fixo», explica Carmen Lima de antigüedades Manuel Calzada. «Estas tendas préstanse a vir e pasar tempo mirando, pero a xente veu directamente a comprar», añade. Acudió tanto la gente de Galicia que quería mejorar su casa de la aldea como los foráneos que estaban restaurando viviendas o las acababan de comprar.

Lo más demandado fueron muebles de todo tipo y objetos pequeños de decoración. En antigüedades Echevarría destacan los objetos para jardinería de piedra. El anticuario Porvir39, que reúne más de 5.000 piezas, agradece la «versatilidad» que buscó en los últimos años, consiguiendo piezas muy antiguas, pero también objetos especiales. «A la gente joven le gusta mezclar lo moderno con lo vintage y que también sirva para decorar pisos», explica la dueña, Carmen. Entre los objetos más especiales que tiene se encuentra una pieza de colección de Sargadelos del siglo XIX que tuvo que ir a buscar a Barcelona.