Otro verano pendientes de las nubes

La escasez de lluvias causa inquietud en Terra Chá, y se teme que la situación empeore si persiste la falta de precipitaciones


VILALBA / LA VOZ

No llueve, no ha llovido, no hay certeza de que vaya a llover. La situación en la comarca de Terra Chá puede ser similar a la de otras zonas, pero las escaseces de agua ya empiezan a notarse y la perspectiva no invita al optimismo. Aunque las restricciones en el suministro han sido escasas hasta ahora, hay concellos que asumen que los problemas aumentarán en próximas semanas.

 Obras en Pol

En Pol, por ahora, los principales problemas se registran en las parroquias de Caraño y de Torneiros y en un barrio de la de Valonga, Susá. El alcalde, Lino Rodríguez, explicó ayer que estaba prevista una próxima inversión con la que se construirá un depósito y se colocarán 3,6 kilómetros de conducción en Caraño.

El presupuesto total se acerca a los 90.000 euros, de los que la Diputación aportará casi 80.000. Los trabajos no se acabarán con esas dos actuaciones, puesto que se prevé construir después, explió Rodríguez, otro tramo de conducción de unos dos kilómetros y medio. Parroquias como San Martiño de Ferreiros y San Andrés de Ferreiros solían tener problemas de suministro en verano, pero la situación se solventó con la prolongación de la red general de abastecimiento. Así las cosas, los transportes de agua en vehículos municipales se han reducido, aunque Rodríguez teme lo que puede ocurrir más adelante: «A situación será algo peor se non chove», dijo.

 Disminución en Xermade

En Xermade, en las últimas semanas, se han dado situaciones en las que algunos depósitos se han vaciado con rapidez. El alcalde, Roberto García, afirmó ayer que las principales complicaciones se presentaban en la parroquia de Burgás, que es la más alejada dentro de la red de abastecimiento de la que forma parte y en la que el consumo aumenta en esta época del año por las necesidades de algunas explotaciones ganaderas.

Alguna vez se ha optado ya por bombear agua de pozos para aumentar las reservas de depósitos, mientras que la incorporación de nuevos manantiales a la conducción, como ya explicó el alcalde hace varias semanas, presenta una complicación: hay manantiales en la parroquia de Lousada, y su conexión con los depósitos de Roupar implicaría la colocación de varios kilómetros de tubería y un presupuesto que se considera elevado. García recalcó la necesidad de un consumo responsable.

 Recomendación en Guitiriz

En Guitiriz, tampoco ha habido hasta ahora abundantes peticiones de suministro al Concello. La alcaldesa, Regina Polín, reconoció que se trataba de casos aislados, a diferencia de lo que ocurre en el pantano de San Juan, que abastece al casco urbano y a los alrededores. En el embalse se están apreciando descensos periódicos de nivel, cuestión importante dado el incremento de consumo que suele darse en verano: los alrededor de 700 .000 litros que se gastan el reto del año pasan a un millón en la época estival.

Polín anunció ayer que preveía publicar en próximos días un bando para advertir de la sitaución y para solicitar a la población un consumo responsable que ayude a prevenir complicaciones.

 Pocos casos en Castro de Rei

En Castro de Rei, por su parte, las complicaciones no han derivado en solicitudes de ayuda al Concello para llenar pozos. Las peticiones han sido esporádicas, como manifestó el alcalde, Francisco Balado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Otro verano pendientes de las nubes