Así se construye un parque eólico

Lorena García Calvo / Alberto López PARADELA / LA VOZ

PARADELA

El proyecto, con una inversión de 59 millones, generará energía limpia para atender a 45.000 familias al año

06 jul 2019 . Actualizado a las 16:09 h.

Dos ideas se cruzan por la mente cuando uno se adentra en los entresijos de la construcción de los parques eólicos Paradela y Serra das Penas. La primera es la grandiosidad. La segunda, el trabajo milimétrico. Ambos conceptos, aunque puedan parecer antagónicos, se dan la mano en los proyectos que Enel Green Power España, la división de renovables de Endesa, promueve en el municipio lucense. En el de Paradela lo hace, además, de la mano del Concello, partícipe del 10 % de la sociedad.

Superados los trámites burocráticos, fue el pasado noviembre cuando el parque comenzó a tomar forma, y la previsión es que en agosto estén terminadas las obras y en octubre se pueda comenzar a generar energía. Mucha energía. Serra das Penas contará con 21 aerogeneradores y Paradela con seis. Cada uno, de 2 megavatios. Eso implica que el primero podría atender al año las necesidades energéticas de 35.000 familias evitando la emisión de 100.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, y el segundo, a unas 10.000 evitando otras 28.000 toneladas de CO2. Energía 100 % limpia surgida del monte de Paradela y que se canaliza a lo largo de 20 kilómetros hasta la subestación transformadora de Chantada.

Cada cifra que rodea al proyecto es gigantesca, como sus molinos de fibra de vidrio. En Serra das Penas la inversión asciende a 45 millones de euros y en Paradela a 14. Cada aerogenerador tiene una altura de 93 metros hasta el punto donde se unen las palas, y cada una de esas aspas mide 54 metros de largo y pesa doce toneladas. Dos grúas mastodónticas -una de menor tamaño para los trabajos iniciales de montaje del poste- son las encargadas de erigir cada uno de los aerogeneradores.