Os Grobos, un bosque con encanto que tiene dueños

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

Los propietarios de la famosa arboleda de Becerreá permiten las visitas, pero piden respeto a los turistas porque pasean por un solar privado

20 mar 2022 . Actualizado a las 15:47 h.

Hay lugares especiales en Galicia llenos de encanto y misterio, y uno de esos espacios son Os Grobos, ese bosque de Becerreá que parece salido de un cuento mágico o de una historia de Tolkien. En los últimos días estuvo de actualidad por los comentarios en las redes sociales que advertían de una posible corta de árboles en este arbolado situado junto a la N-6, por la parte de arriba de Agüeira.

Los propietarios de esta fraga autóctona, famosa por incluir un laberinto de rocas kársticas, quisieron salir al paso y tranquilizar a los amantes del lugar para explicar que las marcas que aparecieron en al menos una veintena de árboles no significan que vayan a ser talados. «Son marcas que fixemos os donos para saber a quen pertencen, non hai detrás unha intención de talar, máis alá de que ás veces si que facemos cortas para consumo propio das casas ou para a venda, pero para iso xa se necesita un permiso da Xunta», explica José Manuel, uno de los vecinos.

Os Grobos, como espacio natural, tiene la protección de Red Natura y forma parte de la Zona de Especial Conservación (ZEC) Cruzul-Agüeira. Esto provoca que los dueños de las fincas que ocupan las 652 hectáreas de esta riqueza natural tengan derechos pero también obligaciones. Pero en el caso concreto de Os Grobos, lo que sí carece de una protección patrimonial son sus imponentes afloraciones de roca caliza modeladas por la humedad, y que junto con la vegetación, de todo tipo, ofrecen esa imagen tan peculiar de bosque encantado.