Santa Eulalia de Bóveda: nuevas respuestas pero más interrogantes

Suso Varela Pérez
suso varela LUGO / LA VOZ

LUGO

El templo de Santa Eulalia de Bóveda sigue con muchos enigmas por resolver
El templo de Santa Eulalia de Bóveda sigue con muchos enigmas por resolver ALBERTO LÓPEZ

La decadencia de Lucus Augusti pudo favorecer la construcción del templo lucense

24 sep 2021 . Actualizado a las 22:33 h.

La investigación sobre la datación del monumento de Santa Eulalia de Bóveda ha ofrecido valiosas respuestas sobre las diferentes fases de construcción que tuvo el templo y ha permitido adscribir cada una a un momento histórico determinado, pero a la vez ha abierto nuevos interrogantes sobre los usos que tuvo a lo largo de los siglos.

El estudio que ha coordinado la profesora de la USC Rebeca Blanco-Rotea ha ofrecido unas respuestas muy concretas: hubo un primer edificio romano, de la segunda mitad del siglo IV. Hubo una segunda fase en la primera mitad del siglo VII, cuando se hicieron las pinturas murales. Ya entre los siglos X y XI se reformó la bóveda alta para una tercera intervención. Y una cuarta en los siglos XVII y XVIII cuando se levantó encima la iglesia contemporánea. Según Blanco-Rotea el primer edificio, ya con la piscina aunque más grande, estaba semienterrado. En el siglo VII se reformó el interior y se hizo un edificio con tres naves. Y en la alta Edad Media se aumentó el volumen, con un acceso por la parte de arriba, diferente a la portada original que hoy conocemos.

Conociendo estos datos básicos que han arrojado las muestras analizadas con las técnicas más modernas de datación, surgen las nuevas preguntas. La más importante de todas sigue vigente, se hiciese o no el estudio presentado esta semana: ¿Qué hace aquí este templo? ¿Por qué se construyó en este lugar alejado de Lucus Augusti? ¿Y quién y por qué se edificó?