Láncara aún llora a Diego

Los familiares quieren soluciones para el paso a nivel donde murió el joven


Lugo / La VOz

Silencio, lágrimas e indignación recordaban ayer a Diego Rodríguez Franco, el joven que el año pasado perdía la vida en el paso a nivel de A Pobra de San Xiao. Medio centenar de familiares, amigos y vecinos descubrieron una bola de fundición en un pedestal y una placa conmemorativa en la plaza aledaña al lugar donde el tren atropellaba mortalmente al joven. «Diego no tendrá otra oportunidad, otros sí pueden tenerla», reza una de las pancartas, sujeta a la malla metálica que separa la plaza de la vía. Familiares y amigos llevan meses pidiéndole a las administraciones alguna solución para mejorar la seguridad en ese paso a nivel.

Las lágrimas que se vieron ayer en San Xiao no eran solo de tristeza por la pérdida de Diego, también de rabia ante el silencio administrativo, que se niega -por el momento- a aportar alguna solución que evite más accidentes en ese tramo. La familia está inmersa en una batalla legal, desde que la primera resolución judicial «resultó ser favorable a los intereses de las empresas, pero vamos a recurrirla para demostrar que Diego no fue el culpable del accidente», comentaba Eloy Rodríguez, hermano suyo. La principal causa de indignación de la familia es que nadie de Renfe ni de Adif, se puso en contacto con ellos para darles explicaciones sobre lo ocurrido.

Crónica aniversario del atropello mortal del tren a un joven de a pobra de san xiao

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Láncara aún llora a Diego