Equipaje para ir a la luna

En directo | Exposición en la capital chairega Una muestra instalada en la casa de la cultura enseña trajes usados por astronautas, y explica qué pautas de alimentación y comportamiento deben seguirse en los viajes espaciales


vilalba

Un pequeño paso para un hombre y un gran salto para la humanidad. Esas fueron las palabras que pronunció el astronauta Neil Armstrong, primer hombre que pisó la luna, antes de saltar de la nave que lo pondría en el satélite del planeta Tierra. Sin embargo, un pequeño salto como el suyo, aunque realmente fuese un gran avance para el género humano, no se producía de modo improvisado sino que obedecía a una cuidadosa preparación.La casa de la cultura de Vilalba acoge desde el pasado fin de semana la exposición Vivir en el espacio , que se ha instalado en la capital chairega merced a la colaboración del Concello y Caixanova. Y el material exhibido, instalado en una serie de paneles, recoge cómo se han preparado y se preparan los distintos detalles, desde la alimentación al vestuario, que conviene planificar antes de una expedición al espacio. Por ejemplo, ¿alguien se imagina un refresco de cola con un envase que parece el de una espuma de afeitar? Pues así son los botes que se llevan al espacio, ya que, como se aclara en la exposición, los líquidos tienen un comportamiento distinto en el espacio, por lo que flotarían. Lo que se hace es utilizar unos envases especiales, con cantidades en polvo que se rehidratan en el espacio. Menos complicada parece, en cambio, la comunicación entre los cosmonautas, que suelen llevar, como se expone en la muestra, gorros dotados de micrófonos. Pero si mantenerse en contacto desde el espacio no es difícil, sí lo es mantenerse en forma, ya que el hombre está fuera de su hábitat y expuesto a mareos, náuseas y progresiva pérdida de calcio. La alternativa, ya empleada en las misiones Apollo y en el programa Skylab, es el uso de aparatos de musculación en el interior de las naves. Por otro lado, en el Centro Europeo de Astronautas, con sede en Colonia, se realizan simulaciones de expediciones espaciales.Difícil es también la alimentación, que obliga a tomar alimentos irradiados -lo que evita la proliferación de bacterias­- y deshidratados. Pero si algo identifica a los astronautas, eso es seguramente su indumentaria: en la exposición se ven modelos como el Skylab A71B, que vestía Armstrong al llegar a la luna, o el Sokol KV2, desarrollado en la Unión Soviética pero usado también por el español Pedro Duque. Y como en el espacio, tan amplio, hay un hueco para el corazón, un cosmonauta como Michael López Alegría llevó una bandera española a la misión STS-113, que recorrió un total de nueve millones de kilómetros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Equipaje para ir a la luna