Internet de las cosas para modernizar la ganadería en O Incio

O INCIO

La directora de Agader, Inés Santé, visitó la explotación de vacas cachenas de Trascastro donde se estudia implantar un sistema de gestión de la ganadería extensiva basado en Internet de las cosas
La directora de Agader, Inés Santé, visitó la explotación de vacas cachenas de Trascastro donde se estudia implantar un sistema de gestión de la ganadería extensiva basado en Internet de las cosas

La Xunta estudia implantar un sistema informatizado en una explotación de vacas cachenas de la aldea de Trascastro

29 jul 2021 . Actualizado a las 13:03 h.

La localidad de Trascastro, en O Incio, es uno de los tres lugares elegidos hasta el momento en la provincia para poner en marcha el programa de las denominadas «aldeas modelo», promovido por la Consellería de Medio Rural con el objetivo de fomentar la recuperación de tierras agrarias abandonadas. Ahora es también uno de los puntos donde la Axencia Galega de Desenvolvemento Rural (Agader) estudia la implantación de un sistema basado en la llamada Internet de las cosas para modernizar la gestión de la ganadería extensiva. El término se refiere a las redes que integran objetos de uso cotidiano —como pueden ser termostatos, neveras, lámparas y muchos otros— interconectados mediante sensores y otras herramientas, de manera que puedan intercambiar datos con otros dispositivos y sistemas a través de Internet.

Dentro del plan de las «aldeas modelo», en Trascastro se creó recientemente una explotación de vacas cachenas. La directora xeral de Agader, Inés Santé, visitó en los pasados días la localidad para valorar esta posibilidad sobre el terreno y tiene prevista otra visita para la semana próxima. El alcalde de O Incio, Héctor Corujo, dice que los responsables de la explotación están dispuestos a participar en esta experiencia y apunta que «Trascastro é un lugar que se adapta moi ben ás características deste proxecto».

De acuerdo con los planes que maneja actualmente Agader, los ganaderos que se sumen a esta iniciativa podrán servirse de un sistema que les permitirá recibir información en tiempo real —a través de diferentes dispositivos— sobre la situación en que se encuentran sus reses. Las vacas serán equipadas con unos collares que por una parte permitirán a sus propietarios conocer en todo momento el lugar donde se encuentran —mediante la geolocalización por GPS— y que también podrán transmitir datos sobre su estado sanitario.