El cierre interminable de San Vicente

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

El tejado de la iglesia de San Vicente do Pino tras el vendaval de mayo del 2020, que causó daños que aún no se repararon
El tejado de la iglesia de San Vicente do Pino tras el vendaval de mayo del 2020, que causó daños que aún no se repararon

La iglesia monumental de Monforte sigue sin fecha de reapertura a los dos años de empezar su rehabilitación, que acabó hace meses

22 dic 2021 . Actualizado a las 15:52 h.

Hace ahora dos años, en diciembre del 2019, empezaron a ejecutarse los trabajos de rehabilitación del interior de la iglesia de San Vicente do Pino, en Monforte, que corrieron a cargo del Ministerio de Cultura. El templo ya se había cerrado al culto en octubre de ese año, pero antes de acometer los trabajos fue necesario levantar andamios y realizar otros preparativos. Las obras de restauración se prolongaron hasta marzo de este año. Pese al tiempo transcurrido desde entonces, sin embargo, todavía no hay una fecha marcada para la reapertura de la iglesia.

Para que el templo pueda reabrirse y volver a la normalidad —según indicaron en su momento desde la parroquia de San Vicente y el obispado lucense— deben cumplirse dos condiciones. Una de ellas es que se reparen los serios daños que sufrió el tejado de la iglesia durante el vendaval que se produjo en la ciudad el 4 de mayo del año pasado. La otra condición es que se instale una nueva iluminación en el interior del edificio, ya que la antigua —obsoleta y poco adecuada— fue retirada por completo durante las obras de rehabilitación. La instalación de un nuevo alumbrado no fue incluida en este proyecto.

Arreglo del tejado

Según apuntan desde la delegación de patrimonio histórico del obispado, la reparación de la cubierta ya fue negociada con la Consellería de Cultura. «O proxecto xa está aprobado e tramitado e o único que falta agora é que se liciten as obras», señalan. En principio estaba previsto que la licitación se abriese antes de final de año, pero todavía está pendiente. «O problema do arranxo do tellado é o máis urxente, porque hai que impedir que volvan producirse filtracións de auga no interior da igrexa, e iso xa está en vías de solución», añaden desde la diócesis.