Monforte tendrá que esperar otro año para recuperar las fiestas patronales

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Aspecto de la explanada en el concierto de Blas Cantó que puso fin a las fiestas del 2019
Aspecto de la explanada en el concierto de Blas Cantó que puso fin a las fiestas del 2019 CARLOS CORTÉS

El alcalde aboga por no correr riesgos y realizar una inversión mayor en los conciertos del 2022

01 jun 2021 . Actualizado a las 18:50 h.

El próximo mes de agosto no se darán todavía las condiciones adecuadas para que las patronales de Monforte puedan volver a celebrarse con arreglo a su programación habitual. Así lo entiende el equipo de gobierno, que tampoco considera oportuno activar un plan B para las fiestas. El alcalde, José Tomé, apela a la responsabilidad frente al riesgo de contagios y de posibles restricciones que causarían un efecto contrario al deseado en los negocios locales. «Son partidario de facer un esforzo económico maior nas festas do ano que vén, e incluso programar nelas algún día máis», apunta Tomé.

La decisión de aplazar las fiestas del 2020 llegó apenas un mes antes de las fechas teóricas de su celebración, en las que surgiría a la larga un importante brote de coronavirus en Monforte. A mediados de julio la situación sanitaria había adquirido tintes preocupantes en el norte de Lugo y Tomé se vio en la necesidad de renunciar a los festejos. Las actuaciones musicales quedaron reservadas inicialmente para este verano de común acuerdo con la empresa local de espectáculos con la que se contratan en las últimas ediciones.

Los conciertos gratuitos que reúnen a miles de personas en agosto en el campo de la Compañía plantean problemas incluso en el actual contexto de relajación de las medidas que obligó a aplicar la pandemia en un primer momento. «A Xunta avanzou unhas medidas que parecen enfocadas aos actos do Monte do Gozo. Os aforos para xente sentada están ben para concertos que son máis de escoitar que de participar. Non podemos organizar actuacións que van atraer a rapaces de vinte anos e pedirlles que non se movan. Se non pode ser, por moito que o lamentemos non pode ser», señala el alcalde.

Los protocolos sanitarios en los que está trabajando la Xunta con el propósito de que los conciertos festivos y verbenas puedan volver a celebrarse de manera segura permiten aforos de entre mil personas de pie y 5.000 sentadas, que podrán llegar a 10.000 en función de las características del recinto.

Vallas y vigilancia

La fórmula de las mil personas de pie encaja difícilmente en el formato de unos conciertos como los de las fiestas de Monforte, que suelen atraer a bastante más público. A la espera de que se publique el protocolo de la Xunta, la información que maneja el gobierno municipal apunta a que sería posible instalar tres mil asientos por la superficie disponible en la Compañía. El espacio destinado a los conciertos tendría que vallarse para vigilar que no se supere el aforo.

El hecho de que haya gente que se quede sin entrar plantea, desde la óptica municipal, un problema serio con vistas a la organización de los conciertos. Pero no es el único que aconseja aplazarlos para el próximo año. «A pregunta de quen se queda fóra non é unha cuestión menor, pero hai outros condicionantes. O que se busca son cantantes e grupos que traian xente a Monforte, artistas de actualidade que ofrecen un tipo de espectáculos nos que apetece bailar. Non podemos xestionar todo o público que se pode reunir aquí», dice Tomé.

Dudas sobre la rentabilidad del gasto y la capacidad de tener todo bajo control

Mil personas pueden suponer un aforo más bien escaso en la explanada de la Compañía para un concierto con el tirón habitual de las actuaciones de las fiestas veraniegas de Monforte. Al dilema sobre la conveniencia de costear una actuación en esas condiciones se suman las dudas sobre la posibilidad de asumir el control del acceso y el cumplimiento de las distancias de seguridad incluso si se colocan asientos. Todavía no hay un pronunciamiento oficial, pero el alcalde ve «complicado» que se puedan recuperar las fiestas este año. «Os riscos e as dificultades son moi altas e a nosa responsabilidade é non contribuír a fomentar contaxios», señala.

Tomé aboga «pola prudencia e a responsabilidade» a la espera de llegar al 70% de la población inmunizada, un objetivo que se podría alcanzar a finales del próximo mes de septiembre. Ese mes, según destaca el alcalde, la etapa de la Vuelta a España traerá a Monforte a 3.000 personas entre participantes y personal de la organización. El equipo de gobierno confía en que la prueba marque el inicio del regreso a la normalidad del calendario festivo en Monforte.