«Cumplí mi objetivo, acabar el Dakar»

«Tras la cuarta etapa me puse en modo supervivencia para llegar al final de la prueba», dice


Objetivo más que cumplido. El piloto monfortino Eduardo Iglesias cumplió su sueño, que no fue otro que competir en el Dakar y acabarlo. No fue fácil, pero la experiencia que tenía en competir en varias pruebas en el desierto y su fortaleza mental le ayudaron a superar los momentos más complicados, que los tuvo. Acabó en el top 100 -logró el puesto 94-, demostrando que tiene nivel para estar entre los mejores.

-¿Qué lectura hace de su estreno en el Dakar?

-La lectura que hago es de satisfacción final mezclada con la dureza de la prueba. Cumplí mi principal objetivo, que era finalizar el Dakar 2020, subir al podio y recoger la medalla que acredita mi presencia en la prueba de motor más importante del mundo.

-¿Fue más dura de lo que esperaba esta carrera?

-La verdad es que la primera semana del Dakar fue la más dura, porque tuvimos que recorrer un terreno de mucha piedra y roca, cuando mi moto es más pesada y está más adaptada para una superficie de arena y de más velocidad. Sufrí mucho, sobre todo en la cuarta etapa, porque tuve que hacer varios kilómetros de noche. Ahí fue el momento en el que pensé si sería capaz o no de acabar la prueba. Esa primera semana me marcó físicamente y se me atragantó un poco. Después, en la segunda ya todo discurrió mejor, porque había más arena y dunas.

-La posición no le preocupaba demasiado

-Así es, para mí el puesto en el que iba a terminar era secundario. No me planteé un puesto concreto, porque iba con el objetivo de acabar la prueba y conseguir esta medalla. Es verdad que pude rodar mejor y a más velocidad, pero eso suponía mayor riesgo y la posibilidad de tener un accidente. Opté por una táctica más conservadora, con el fin de cruzar la línea de meta del rally. Me puse en modo supervivencia para finalizar el Dakar.

-¿Llega muy cansado?

-Físicamente vengo muy bien. De hecho, no tengo necesidad de visitar al fisio, porque como iba bien preparado apenas tengo secuelas. El único problemilla estuvo en los antebrazos, que se me cargaron. Quizás vengo más cansado emocionalmente, porque la dureza de la cuarta etapa me marcó mucho. El hecho de competir solo durante la noche hace que te veas fuera del Dakar, pero tuve la suerte de que un piloto asturiano tiró por mí.

-¿Recuperó este Dakar el espíritu de aventura?

-Sí, la gente acabó muy contenta. El cambio a Arabia ha sido acertado por lo que escuchaba al resto de participantes. A todos les gustó el recorrido y a mí también, ya que se volvió a ese origen del Dakar de etapas más largas, con muchos kilómetros.

-¿Cómo vivió el fallecimiento de Paulo Gonçalves?

-Fue un mazazo terrible. Yo me di cuenta de que algo malo pasaba, porque cuando llegué al lugar en el que se produjo el accidente vi las motos solas y eso no me gustó nada. Ya lo habían evacuado. Fue un palo muy grande, porque además yo le conocía personalmente. Era una gran persona, que ayudaba mucho a gente como yo que estaba empezando. De hecho, ya participé en varias carreras con él y coincidí en su mismo equipo.

-¿Cómo fue su encuentro con Fernando Alonso?

-Había diez minutos que me había adelantado y cuando vi el accidente me paré a ver que pasaba. Le pedí permiso para sacar una foto y él se acercó con mucha amabilidad. Estuvo muy receptivo. Al acabar el encuentro nos deseamos suerte. En su equipo iba un asistente de Chantada.

-¿Cómo fue el día a día?

-Duro, porque me levantaba a las cuatro de la mañana y después te acostabas tarde. Los días eran una auténtica locura, pero iba preparado porque ya sabía lo que había. En cuanto a la comida y a la pernocta, sin ningún problema porque mi equipo, el Galimplant, llevaba autocaravana. La única pega es que hacía mucho frío de noche. Estábamos a diez grados, pero la sensación térmica era de cero. Durante el día la temperatura estaba en torno a los 30 grados. Ahí perfecto.

-¿Recibió muchos mensajes?

-Estoy muy sorprendido por la repercusión que tuvo mi participación en el Dakar. Esa circunstancia fue la que me hizo pensar que no podía fallar y que tenía que concluir la prueba. Me llegaban una media se cien WhatsApp diarios y ya cuando acabé superaron los doscientos.

-¿Qué le causó más emoción?

-Cuando hablaba con mi hijo Martín. Él estaba pegado al televisor y le pedía a su madre que le pusiera los vídeos y los resúmenes del Dakar. Salvo tres días por problemas de cobertura, el resto hablé con él. Cuando estás tan lejos te emocionas al hablar con tus seres queridos.

-¿Ya está preparado para el Dakar 2021?

-[Sonríe] Esta es la pregunta del millón. Si digo que participaré en el Dakar 2021 miento y si digo que no también. Ahora, lo primero es descansar y recuperarme de esas semanas intensas. Que esté o no en la salida del próximo Dakar dependerá de los patrocinadores y de que sigan

apostando por el proyecto. Sin su apoyo es difícil. Habrá que hablar con ellos para saber si les resultó rentable esta repercusión. A todos los patrocinadores, al Ayuntamiento, a la Diputación y a la Xunta les agradezco el gran apoyo que me dieron. Gracias a todos pude estar en Arabia Saudí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

«Cumplí mi objetivo, acabar el Dakar»