Pousa, una institución del Lemos

El exsecretario del club agradece a la directiva el homenaje que le brindarán


monforte / la voz

El 10 de enero será un día emotivo para José González Pousa. El exsecretario del Club Lemos recibirá un merecido homenaje por su cuarto se siglo en la entidad monfortina. El protagonista está emocionado por esta decisión de la directiva de imponerle la insignia de oro.

«Cuando uno trabaja por una entidad nunca piensa en hacerlo para que lo recompensen, pero es verdad que una vez pasada esta etapa y cuando llega un momento así se agradece», señala José González Pousa.

Fueron 25 años los que estuvo al pie del cañón este zamorano afincado en Monforte. Reconoce que el equipo lo fue todo para él. «El Lemos fue una de las etapas más bonitas de mi vida en Monforte. Hubo buenos y malos momentos, pero los primeros compensaron a los segundos», añade Pousa.

La labor del antiguo secretario del club fue muy valorada por los presidentes que trabajaron con él. De hecho, estuvo con siete máximos mandatarios, que fueron Real, Ferreiro, Juan Carlos Durán, José Antonio Díaz, Mariano Rodríguez, Antonio Pérez y Antonio Feijoo. Todos estos directivos delegaron en Pousa muchas responsabilidades, convirtiéndose en el equivalente a lo que sería actualmente un director general de un club.

Sus momentos más difíciles

Pousa también pasó momentos complicados. En muchas ocasiones, él mismo pilotó la transición de una directiva a otra. «Se formaban las gestoras, pero al final nadie aparecía y todo el trabajo recaía en mí. Pero mereció la pena, porque con el trabajo de todos, el Lemos continúa vivo», asegura.

El antiguo secretario reconoce que hubo momentos en los que temió por la desaparición del club. «Alguna vez, el club se salvó por la campana», señala, recordando la aparición de personas como Antonio Feijoo y Antonio Pérez, que en alguna ocasión fueron determinantes para que la entidad se mantuviera en la competición.

«Manolo Ferreiro fue más que un presidente para mí»

A José González Pousa se le entrecorta la voz a la hora de nombrar a su gran amigo y presidente, Manolo Ferreiro, que falleció hace varios años. Hacia su persona solo tiene palabras de elogio. «Manolo Ferreiro fue más que un presidente para mí. Era una persona impresionante, que quería al Club Lemos más que a nadie en este mundo. Lo dio todo por la entidad y nunca reclamó nada», comenta Pousa.

A la hora de analizar los mejores momentos que vivió, el exsecretario hace referencia a la fase de ascenso y a la consecución de varias permanencias sobre la bocina. «Lo más emotivo e importante que viví fue la fase de ascenso a Segunda B. También me quedo con dos salvaciones sobre la bocina. Una fue el día que empató el Celta B en Zamora. A falta de diez minutos perdía 2-0 y en ese tiempo empató, y nos salvamos nosotros. La otra fue un gol de Rafa Casanova con el CD Lugo, que también suponía nuestra permanencia», señala.

También tiene en su retina los ascensos que consiguió el equipo a Tercera División. «En aquel momentos éramos un equipo que descendía y ascendía, porque mantenerse en la categoría no era sencillo», asegura el exsecretario lemista.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Pousa, una institución del Lemos