Nerea González marca la diferencia

La jugadora del Ribeira Sacra estuvo a un gran nivel en el Preeuropeo

.

monforte / la voz

El talento y el trabajo constituyen el binomio perfecto para triunfar en el deporte. Calidad y entrega es lo que atesora la jugadora del Ribeira Sacra, Nerea González, que compitió en el Preeuropeo de voleibol en la localidad checa de Olomuc con la selección española. Con tan solo 14 años, la joven promesa monfortina disputó todos los partidos y lo hizo en el sexteto titular, lo que demuestra la confianza que tiene en ella el seleccionador nacional, Pascual Saurín.

El combinado nacional se impuso a la República Checa por 3-2 y a Islandia por 3-0, pero sucumbió ante Eslovenia por 3-1. Esta derrota dejó a la selección española en la segunda posición de la clasificación general. Aunque estaban a la espera de poder clasificarse para el campeonato de Europa como mejores segundas, finalmente no lo lograron.

No obstante, esta circunstancia no empaña para nada el gran Preeuropeo que certificaron, especialmente la deportista del Ribeira Sacra, que llegó ayer a primera hora de la tarde a Monforte. González reconoce que cumplió un sueño. «Jugar con la selección española es lo máximo, y más si tienes la confianza del entrenador. La experiencia fue muy gratificante, porque aprendí mucho y ya sé lo que es competir a este nivel», indica González.

La deportista monfortina está contenta con su aportación. «Me entregué al máximo y aporté todo lo que pude para ayudar a la selección a ganar los partidos», señala la promesa local.

Sobre la posibilidad de incorporarse en un futuro más o menos inmediato a la concentración permanente, González no lo tiene claro. «Ahora mismo eso no lo contemplo», concluye.

La deportista se incorpora esta tarde a los entrenamientos del Ribeira Sacra.

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Nerea González marca la diferencia