Aves singulares en el valle de Lemos

Estas son algunas especies presentes en la zona, según el catálogo de la Sociedade Galega de Ornitoloxía


monforte / la voz

El llamado «noticiario ornitoxeográfico» de la Sociedade Galega de Ornitoloxía -un catálogo digital aves realizado colectivamente por voluntarios de toda la comunidad, que registran las observaciones realizadas a lo largo del año- permite hacerse una idea de la riqueza de la avifauna del valle de Lemos. Solo desde principios de año se han registrado entre los municipios de Monforte y Pantón veintidós avistamientos de aves que destacan por su rareza, su comportamiento o por otros aspectos. Todos estos registros son obra del ornitólogo aficionado vigués David Sobreira, que visita la zona con cierta frecuencia por considerarla de gran interés para realizar estas observaciones.

Una gran parte de estos avistamientos fueron realizados en la laguna artificial que se creó hace años en la cantera de la antigua fábrica de cerámica de O Castelo. «Ese es mi lugar favorito en todo el valle de Lemos porque alberga muchas aves acuáticas y migratorias», explica. Entre ellas destaca la focha común (Fulica atra), una especie en declive que cuenta en esta laguna con «una buena población reproductora».

En el mismo paraje, según las observaciones de Sobreira, pueden verse durante esta época del año varias especies de aves limícolas, es decir, que viven y se alimentan en zonas húmedas y lodosas de las orillas de ríos, lagunas y estuarios. En los últimos meses, el ornitólogo registró la presencia del andarríos chico (Actitis hypoleucos), una especie no muy común, y el archibebe claro (Tringa nebularia), que habita principalmente en el litoral.

En la laguna de O Castelo, Sobreira también pudo avistar a lo largo de este período otras dos singulares especies de aves acuáticas. Una de ellas es el ánade friso (Anas strepera), un pato menos gregario y más silencioso que otros tipos de anátidas, presente en amplias zonas de Europa, Asia, Norteamérica y el norte de África. La otra es el zampullín común (Tachybaptus ruficollis), un ave de aspecto y comportamiento similar al de los ánades pero que pertenece a un orden zoológico totalmente diferente, el de los podicipediformes. A diferencia de las anátidas, el zampullín no tiene una membrana natatoria que una sus dedos, sino que estos forman una especie de lóbulos que aumentan su superficie y lo ayudan a impulsarse sobre el agua.

Una garza migratoria

En el catálogo de la Sociedade Galega de Ornitoloxía quedó también registrada en esta misma zona la presencia de la garza imperial (Ardea purpurea). Su aspecto es similar al de la garza real (Ardea cinerea), una especie abundante en toda la cuenca del Cabe, pero es mucho más díficil de ver. Ello se debe a que la garza imperial es una especie migratoria que solo se detiene en esta zona durante una parte del año, mientras que la garza real vive en este territorio de forma permanente. David Sobreira también ha inventariado en la laguna una pareja de cisne vulgar (Cygnus olor) con una camada de siete polluelos.

Otra zona encharcada que ofrece un especial interés para el ornitólogo vigués es la del entorno del balneario de Augas Santas, en el municipio de Pantón. En ella ha tenido ocasión de avistar ejemplares del mencionado zampullín común y de otras especies acuáticas y no acuáticas más conocidas.

Rapaces y pájaros pequeños en torno a las zonas húmedas

En la laguna de la cantera de O Castelo y en sus alrededores no solo abundan las aves acuáticas. En los pasados meses, David Sobreira registró igualmente en esta zona la presencia de dos rapaces diurnas, el alcotán (Falco subbuteo) y el águila calzada (Hieraaetus pennatus). En el mismo paraje pudo avistar varias especies de pájaros de pequeño tamaño: la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), la curruca zarcera o papuxa común (Sylvia communis), el zarcero común (Hippolais polyglotta), el escribano triguero (Emberiza calandra) y el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos).

En la misma zona está también presente la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), que en los últimos años es muy común incluso en el interior del área urbana de Monforte.

Otras especies

Sobreira también pudo avistar este año en el municipio monfortino ejemplares de alcaudón real (Lanius meridionalis), un pájaro agresivo dotado de un fuerte pico, capaz de cazar otras aves y pequeños mamíferos y reptiles. En Pantón, asimismo, registró avistamientos de golondrina dáurica (Hirundo daurica) y de avión zapador (Riparia riparia). En el catálogo digital figuran además otras muchas especies que localizó en estas zonas en los últimos años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Aves singulares en el valle de Lemos