El calentamiento antes del ejercicio ha pasado página: los estiramientos ya no valen

Lucía Cancela
Lucía Cancela LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Los expertos defienden que el calentamiento es una parte fundamental del entreno.
Los expertos defienden que el calentamiento es una parte fundamental del entreno. La Voz de la Salud

Los expertos recomiendan realizar una actividad de intensidad moderada y huir de los movimientos estáticos

31 ago 2022 . Actualizado a las 10:15 h.

Calentar antes de hacer ejercicio para evitar lesiones se ha convertido casi en un mantra. No hace falta mucho conocimiento en la materia para saber que es importante. Sin embargo, las dudas entran a la hora de saber cómo hacerlo: con estiramientos, en máquinas de ejercicio cardiovascular o con una rutina a base del propio peso corporal… Las posibilidades son muchas pero no todas, correctas. 

«Atendiendo a las recomendaciones del American College of Sports Medicine, el calentamiento es una fase transitoria que permite a nuestro sistema biológico ajustarse a los cambios fisiológicos, biomecánicos y a las demandas energéticas que supondrá la sesión de ejercicio físico», explica la doctora Lidia Brea, asesora del área de Educación Física y Deportiva para la Salud del Consejo General de la Educación Física y Deportiva (Colef), así como profesora e investigadora de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en la Universidad Europea de Madrid

La tradición ha llevado a pensar que las posiciones estáticas, como sostener la pierna (por ejemplo) estirada durante diez segundos es la mejor forma de entrar en calor. La realidad es bien distante. «Este tipo de ejercicios se consideran estiramientos estáticos y no sería lo ideal para la mayoría de entrenamientos o prácticas, ya que está demostrado que reducen la capacidad contráctil del músculo, lo que haría disminuir nuestra fuerza máxima y potencia, además de evitar el aumento de la temperatura corporal, que es uno de los objetivos del calentamiento», explica Ismael Novo, fundador de Denovo Movemento, y graduado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. 

Para Brea, la confusión viene del propio nombre: «Existen diferentes tipos de estiramientos. Pueden ser activos o pasivos, dinámicos o estáticos y generales o específicos», detalla, a la vez que añade: «La evidencia científica ha demostrado que los estáticos deben ser sustituidos por los dinámicos».

Eso sí, este supuesto se refiere a situaciones generales. Como siempre, la individualización en el ejercicio es imprescindible. «La parte del calentamiento está orientada a la preparación del cuerpo para aumentar el rendimiento y evitar lesiones. Por ello, el de un atleta de 100 metros va a estar muy alejado del de una persona con sobrepeso que busque mejorar su composición corporal», explica el educador físico.