«Un capítulo más»: así afecta a tu salud la procrastinación de la hora de dormir

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martinez LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

iStock - La Voz de la Salud

Algunas investigaciones apuntan a que las personas que la practican ya tienden a postergar actividades de su vida diurna

29 ago 2022 . Actualizado a las 12:11 h.

Te vas a la cama a dormir, pero coges el teléfono móvil. Abres Tiktok y descubres un trend que te resulta gracioso. Quieres saber de dónde viene y empiezas a ver más vídeos y más vídeos. Y más. Cuando te das cuenta, llevas más de una hora en la red social. Existirá gente a la que la situación, le resulte familiar. Habrá quien la relacione con otro factor, como una temporada de una buena serie de Netflix. El caso es que da igual cual sea el punto de partida porque lo importante es el resultado: llevas bastante tiempo pegado a una pantalla y mañana te despiertas temprano. Pero no pudiste evitarlo. ¿Por qué?

Se conoce como procrastinación el hábito de retrasar actividades o situaciones que deben atenderse, sustituyéndolas por otras que son mucho más irrelevantes o agradables. En realidad, los comportamientos de procrastinación suelen ser muy diversos. Algunos ejemplos claros pueden ser evitar hacer actividades académicas o las tareas del hogar. Si bien desde hace unos años, también se habla de otro tipo que quizás sea menos evidente: el de la hora de irse a dormir. 

El concepto fue introducido por la doctora Floor Kroese, de la Universidad de Utrecht en Países Bajos, y su equipo. Se definió como un fenómeno psicológico que consiste en retrasar de una manera innecesaria y voluntaria el acto de irse a dormir, a pesar de que es previsible que traiga consecuencias. 

Según la Sleep Foundation —la Fundación Nacional del Sueño estadounidense—, se requieren tres factores para que irse a dormir tarde se considere procrastinación a la hora de acostarse: 

  • Un retraso en irse a dormir que reduce el tiempo total de sueño. 
  • La ausencia de una razón válida para quedarse despierto más tiempo de lo previsto, como podría ser un evento importante o una enfermedad. 
  • Ser consciente de que retrasar la hora de acostarse podría tener consecuencias negativas. Es decir, saber que al día siguiente tenemos que madrugar. 

El problema que encuentran los investigadores con este tipo de procrastinación en comparación con otras es que dormir, a diferencia de hacer tareas académicas o del hogar, no debería de provocar aversión. Al contrario, incluso puede llegar a ser placentero. Por lo que se cree que las personas no evitan dormir a propósito. No obstante, es un término bastante reciente y la literatura al respecto, escasa.