¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y cómo afecta a quién lo padece?

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

SALUD MENTAL

La Voz de la Salud

Se caracteriza por un patrón de pensamientos y miedos no deseados (obsesiones) que provocan comportamientos repetitivos (compulsiones)

15 sep 2022 . Actualizado a las 15:46 h.

El trastorno obsesivo compulsivo (TOC) es una condición de la salud mental. Las personas que lo padecen experimentan pensamientos involuntarios, irracionales y repetitivos, llamados obsesiones. Estas generan ansiedad, angustia y miedo en el paciente, quien se ve obligado a realizar acciones compulsivas (compulsiones o rituales), en su intento por neutralizar las sensaciones desagradables asociadas a las obsesiones. 

Es decir, la persona puede ignorar o detener sus obsesiones, pero eso solo aumenta su sufrimiento emocional y ansiedad. Por eso, siente la necesidad de realizar actos compulsivos para tratar de aliviar el estrés. A pesar de los esfuerzos por ignorar o deshacerse de los pensamientos o impulsos que molestan a la persona, estos acaban volviendo una y otra vez, conduciendo a más comportamientos ritualistas y a lo que se conoce como el círculo vicioso del trastorno obsesivo compulsivo. 

Según la guía de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP), el TOC es una enfermedad neuropsiquiátrica que se acompaña de un importante deterioro en la funcionalidad y en la calidad de vida del paciente. Se estima que en España afecta al 3 % de la población. 

Síntomas de obsesión

Las obsesiones del trastorno obsesivo compulsivo son pensamientos, impulsos o imágenes repetidas, persistentes y no deseadas que son intrusivas y causan abatimiento o ansiedad. Pueden versar sobre diferentes temas como la limpieza, la muerte, el sexo, pensamientos sobre uno mismo o sobre personas de alrededor. Además, suelen entrometerse cuando se intenta hacer o pensar en otras cosas. 

«Lo que irrumpe primero en la mente es la obsesión. Es un pensamiento que te produce mucho malestar y que necesitas resolver. Y puede ser sobre cualquier cosa. Los TOC típicos, como el miedo a contaminarse, son muy descriptivos porque son visuales y nos ayudan a hacer una idea rápida de lo que es el TOC, pero en realidad en consulta vemos muchos otros», explica Nieves Álvarez, psicóloga colaboradora en la Asociación TOC Madrid y directora del centro especializado en TOC Nieves Álvarez. «Por ejemplo, me puedo obsesionar con que he atropellado a alguien y no me he dado cuenta, tener un impulso descontrolado y que hiciera daño a mi hijo, o que por culpa de que yo hiciera algo incorrectamente pueda llegar a enfermar mi familia. Precisamente uno de los criterios para que sea TOC es que esas ideas sean bastante bizarras y que no están muy conectadas con preocupaciones normales de la vida real, porque si se tratase de estas últimas, en realidad estaríamos hablando de un trastorno de ansiedad generalizado y no de TOC», añade.