Parkinson: qué es, síntomas, fases de la enfermedad y tratamientos

Cinthya Martínez Lorenzo
Cinthya Martínez LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

El párkison se caracteriza por la pérdida o degeneración de un tipo de células del cerebro, las cuales producen la molécula dopamina, que transmite información necesaria para que realicemos movimientos y coordinemos con normalidad.
El párkison se caracteriza por la pérdida o degeneración de un tipo de células del cerebro, las cuales producen la molécula dopamina, que transmite información necesaria para que realicemos movimientos y coordinemos con normalidad. La Voz de la Salud

Se trata de la segunda enfermedad neurodegenerativa con más prevalencia por detrás del alzhéimer

11 abr 2022 . Actualizado a las 16:50 h.

Hoy se celebra el Día Mundial del Párkinson. Una fecha elegida en 1997 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para conmemorar a James Parkinson, el doctor británico que describió por primera vez esta enfermedad que según la Sociedad Española de Neurología (SEN), padecen alrededor de 150.000 personas en nuestro país. En la mente de muchos ahora mismo, rondará una persona a la que le tiembla una mano, un brazo o una pierna. Incluso es posible que se visualice a Anne Hathaway interpretando a una joven con esta enfermedad en Amor y otras drogas. Pero más allá de este signo, que al contrario de lo que se pueda pensar, no está presente en todos los pacientes —el temblor se manifiesta en alrededor del 70 % de los pacientes—, hay muchos más. ¿Cuáles son los otros síntomas? ¿Por qué se producen? ¿Qué tratamientos existen?

La enfermedad de Parkinson (EP) es un trastorno neurodegenerativo que afecta al sistema nervioso de manera crónica y progresiva, es decir, los síntomas persisten en el tiempo y se agravan a medida que avanza la enfermedad. Se caracteriza por la pérdida o degeneración de un tipo de células del cerebro, las cuales producen dopamina, que transmite información necesaria para que realicemos movimientos y nos coordinemos con normalidad. La zona donde se produce esta pérdida de neuronas es una estructura llamada sustancia negra situada en la parte media del cerebro.

A nivel mundial es considerada la segunda enfermedad neurodegenerativa más frecuente por detrás del alzhéimer. Tal como apuntan desde la guía sobre la enfermedad de párkinson, aunque se trata de un trastorno del movimiento, las personas afectadas desarrollan con frecuencia depresión y demencia. Además, conforme avanza la enfermedad pueden aparecer alteraciones que incluyen dolor, evolucionando una a discapacidad grave que afecta a la calidad de vida. 

¿Cuáles son las primeras señales de alarma y cuándo suelen aparecer?

«Los síntomas clásicos y más conocidos son los motores, como el temblor, que es lo que más asocia la sociedad a esta enfermedad, la lentitud de movimientos o la rigidez. Pero también hay otros que también son muy prevalentes como la depresión, la apatía, el dolor o los problemas cognitivos», explica el neurólogo Diego Santos García, coordinador de la Unidad de Trastornos del Movimiento del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC) y coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología (SEN). 

No obstante, hay mucha variabilidad tanto en cómo se manifiesta la enfermedad como en la edad de presentación de la misma. Aunque se suele asociar con personas mayores, Santos apunta a que también existen diagnósticos en edades más tempranas: «Es verdad que se trata de una enfermedad que es más frecuente en personas de mayor edad, pero tampoco es infrecuente que aparezca antes. Por ejemplo, pueden aparecer hasta en un 25 % en menos de 65 años o entre un 5 y un 10 % en menores de 50». Además, existe el párkinson juvenil, que aparece antes de los 21 años. «La enfermedad es temprana entre los 21 y los 45 años y luego a partir de ahí, ya no existe tanto el concepto de tiempo. En general podríamos decir que en personas por debajo de los 50 años son personas jóvenes en las cuales la enfermedad impacta de una forma muy importante a muchos niveles, incluyendo su propia actividad profesional o laboral».