Preparando las maletas

En el año 1519, cuando Magallanes planificó su viaje, se enfrentaba a muchos retos. La tecnología del momento le ofrecía pocos artilugios para tan grande aventura. En aquel momento los materiales disponibles eran muy básicos: madera y algunos metales. No existían los plásticos ni la electricidad y, por supuesto, no había ningún objeto electrónico. El avituallamiento de las naos era otra cosa.


Las necesidades básicas que debían cubrir en su viaje estaban relacionadas con la navegación, el mantenimiento de las naves y el cuidado de la tripulación, sobre todo en lo que se refreía a la alimentación y a la salud. Vamos a conocer mejor alguna de esas necesidades.

1. INSTRUMENTOS DE NAVEGACIÓN

Las técnicas de navegación en el momento de partir estaban basadas en las consideraciones de los geógrafos de la Antigüedad lásica como Eratóstenes, Posidonio y Ptolomeo. Sus ideas guiaron a los geógrafos Pierre Ailly, Martin Behaim o Jannes Schöner, quienes enseñaron a Magallanes a medir la longitud con ampolleta (*), compás (*) y corredera (*), y la latitud con el astrolabio (*) y la ballestilla (*). Para orientarse utilizaban la brújula (*). En aquel momento las brújulas eran muy simples: una aguja imantada que flotaba en un líquido. Todos ellos, elementos muy rudimentarios que hacían muy difícil orientarse en plena navegación.

Fíjate que curioso: la ampolleta es el reloj de arena que seguimos utilizando en algún juego de mesa. Calculando el tiempo y midiendo la velocidad con la corredera, llevaban esta información con el compás a las cartas de navegación. En los siglos anteriores, XIV y XV, para navegar utilizaban los mapas llamados cartas portulanas. Con la ballestilla podían medir la altura del sol y de otros astros, que combinaban con los datos proporcionados por el astrolabio para obtener la información que hoy en día nos dan los sistemas GPS.

2. EL MANTENIMIENTO DE LA NAVE

Las naos donde viajaban eran de madera y de metales como hierro, bronce o plomo. En la época de Magallanes las herramientas que tenían para la reparación de la madera eran martillos, serruchos y hachas; para los metales, clavazón (conjunto de clavos), tenazas, barras de hierro, plomo, yunques y una fragua. La navegación se hacía con velas que estaban hechas con lana, por lo que también debieron incluir telas e hilos para su reparación. En la actualidad son de fibras sintéticas de plásticos. Las velas de las naos eran de forma cuadrada, a diferencia de las de las carabelas, que eran triangulares.

3. EL CUIDADO DE LA TRIPULACIÓN

La vida en el mar en el siglo XVI no era fácil. Navegando hasta cinco meses sin pisar tierra, ¿te puedes imaginar lo que eso supone en el suministro de agua y alimentación? Las bodegas de las naos partieron cargadas de toneles y odres para el vino y el agua, pero no eran buenos almacenes, ya que el agua se corrompía con facilidad, lo que provocaba un sinfín de enfermedades. El vino era un alimento clave y cada tripulante tenía derecho a un litro diario.

Un alimento que no faltaba en estos grandes viajes era el bizcocho o galleta de mar, una torta dura de harina de trigo, doblemente cocida, sin levadura, que duraba largo tiempo, incluso hasta dos años. El problema es que si no estaba bien cocida se pudría con facilidad.

Llevaban ganado vivo: cerdos y gallinas que, aunque se convirtiesen en buenos manjares, originaban problemas de higiene y eran foco de enfermedades. Los alimentos eran muy difíciles de conservar por la humedad, el calor y las plagas de ratas, cucarachas… Para conservar la carne y el pescado utilizaban la salazón.

El hambre hacía verdaderos estragos. Comían una vez al día caliente, si las condiciones meteorológicas lo permitían. Colocaban un fogón con una plancha de hierro y quemaban leña y carbón en la proa de la nao, lo que suponía un riesgo añadido de incendio a bordo.

ACTIVIDADES

ACTIVIDAD 1

Elaborad un glosario con los términos señalados en el primer punto con (*)y veréis que de todos ellos solo seguimos usando unos pocos en nuestros días. Uno de ellos es la brújula: ¿te atreverías a construir una? Es muy fácil: simplemente tienes que frotar una aguja sobre un imán y después clavarla para que quede horizontal en un corcho. Ponla a flotar en un recipiente con agua y verás cómo se orienta hacia el norte.

Recursos

  • Explicación de la brújula: https://www.youtube.com/watch?v=xmVQjiLs5UM
  • Fabricar una brújula: https://www.youtube.com/watch?v=nZeZBeWlYrU

ACTIVIDAD 2

El astrolabio hacía la función de GPS (Global Positioning System). Para conocer más puedes ver el siguiente video: https://www.youtube.com/watch?v=Vkj8mdu6nh8

Y para saber cómo funciona: https://www.youtube.com/watch?v=YGligu2JpAY

Su funcionamiento es un problema de trigonometría. ¿Te animas a resolverlo? Elige esta noche una estrella y calcula la altura a la que se encuentra. Aquí te explicamos cómo hacer un astrolabio.

  • Construcción de un astrolabio: http://divermates.es/blog/astrolabio/
  • Construir un astrolabio casero: https://www.youtube.com/watch?v=gHYhirEAka8

ACTIVIDAD 3

¿Te imaginas por qué las velas de las naos eran cuadradas? Aquí puedes investigarlo: https://bit.ly/32GBhFr

ACTIVIDAD 4

En esta aventura Magallanes solo contó con una técnica para la conservación de alimentos: la salazón. ¿Puede la sal conservar los alimentos? Sin duda. Las bacterias que causan que la comida se estropee necesitan humedad para poder vivir. La sal es deshidratante, absorbe y reduce la cantidad de agua de los alimentos, complicándoles la supervivencia a estas bacterias. Puedes preguntar a tus mayores cómo, después de la matanza, conservaban la carne en arcones de madera llenos de sal.

  • Para saber más sobre la salazón: https://bit.ly/2X9Ic8U
  • Matanza: https://bit.ly/2NLwhLm

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Preparando las maletas