La lechuza común, ave del año

La Sociedad Española de Ornitología ha decidido por votación popular dedicar el 2018 a esta rapaz nocturna para hacer visible su vulnerable situación actual

Las poblaciones de lechuza común disminuyeron cerca de un 15% en los últimos 10 años
Las poblaciones de lechuza común disminuyeron cerca de un 15% en los últimos 10 años

Cada año nuevo, desde hace 30, la Sociedad Española de Ornitología (SEO/BirdLife) escoge, por votación popular, un ave para dar a conocer su situación vulnerable. El 2018 es el año de la lechuza común, cuyas poblaciones han disminuido en la última década cerca de un 15%, hasta el punto de descender en ciertas zonas de España hasta la mitad. Entre las amenazas que asedian a esta rapaz nocturna destacan la transformación del medio rural, que provoca la pérdida de sus hábitats, y los envenenamientos, por el empleo masivo de plaguicidas.

La lechuza común (Tyto alba) vive en toda la península ibérica, las islas Baleares, Ceuta y Melilla. También en las islas Canarias occidentales. Tiene una altura de entre 32 y 40 centímetros, más o menos lo que mide un periódico de largo, y pesa alrededor de medio kilo. Esta rapaz nocturna es capaz de volar en silencio gracias a la estructura de sus plumas, lo que le permite cazar de forma muy efectiva. Además es especialista en volar lento, para poder localizar mejor a sus presas. A diferencia de otras aves, los ojos de la lechuza están en posición frontal, algo que le proporciona una mirada característica. Su vista tiene casi el doble de sensibilidad a la luz que la del ser humano, por lo que percibe todo lo que se mueve, y la mejor manera de despistarla es permanecer inmóvil.

ALIADA DE LOS AGRICULTORES

En muchos países europeos, se considera a las lechuzas aliadas de la gente del campo porque son carnívoras y suelen alimentarse de pequeños mamíferos, como ratones o topillos. De hecho, hay redes de postes y cajas nido para permitir que cacen y coman a los roedores que afectan a los cultivos. Engullen a sus presas por completo, pero no digieren la piel, el pelo ni el esqueleto. Este tipo de desechos los regurgitan más tarde en una bola llamada egagrópila (como la de la imagen).

La mala situación actual de la lechuza común, que está protegida a escala nacional, incluida en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial, pone de manifiesto algunos de los problemas sociales y ambientales que atraviesa el campo en España. La despoblación del rural hace que, por ejemplo, las lechuzas pierdan sus lugares tradicionales de anidación, como campanarios, caseríos o granjas, ya que esta ave no construye nidos, sino que aprovecha todo tipo de huecos. Su declaración como ave del año 2018 fomentará que mejoren el hábitat y las condiciones de esta especie. Entre otras medidas, desde SEO/BirdLife harán difusión y promoverán la conservación de la lechuza común. Entre otras cosas, favorecerán su presencia en núcleos urbanos con la instalación de cajas nido.

RAPACES NOCTURNAS

Los búhos, las lechuzas o los mochuelos pertenecen al mismo orden de aves, las rapaces nocturnas. Este orden se divide en dos familias: la de las lechuzas y la de los estrígidos, que incluye el resto. Las principales diferencias entre lechuzas y búhos están en los ojos (amarillos en el búho real, el más común en la península ibérica, y negros en el de la lechuza) y en que el búho tiene mayor envergadura.

La ONU aprueba dedicar un año internacional a los camélidos

El Comité de Agricultura de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) ha aceptado declarar el 2024 Año Internacional de los Camélidos, para fomentar la producción y el consumo de su carne.

Además de camellos y dromedarios, las llamas, alpacas, guanacos y vicuñas también son camélidos. Animales robustos y longevos, llevan miles de años abasteciendo a la humanidad de alimento, abrigo y transporte. Hoy en día aún son el principal medio de subsistencia para millones de personas en cerca de 100 países de Asia, el norte de África y América del Sur. Las cuatro especies de camélidos de Sudamérica ?llamas, alpacas, vicuñas y guanacos? proporcionan fibras para la elaboración de ropa a las comunidades indígenas. En el norte de África y Asia, los camellos y dromedarios son indispensables para la vida de los pastores nómadas, sobre todo como animales de carga.

LECHE DE CAMELLA

En la isla de Fuerteventura, donde se encuentra la mayor concentración de camellos de Europa con más de 300 animales, un grupo de científicos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, la Universidad de Autónoma de Barcelona y la King Saud University de Arabia Saudí llevan a cabo un proyecto piloto sobre la leche de camella, que parece poseer valores nutritivos superiores en muchos casos a los de la leche de otros animales, como la de vaca. Lo más destacable es su alto contenido en vitaminas y sus bajos niveles de grasa.

actividades

Rapaces nocturnas. Haz una lista con las principales diferencias que puedes observar entre estas tres especies de rapaces nocturnas: el mochuelo, la lechuza común y el búho real.

Charla. ¿Sabías que los camélidos se originaron en América del Norte, donde ya no habitan? Descúbrelo en el documental «El imperio de los camellos»: http://bit.ly/2D3Yats

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La lechuza común, ave del año