Japón crea el Ministerio de la Soledad para combatir «la lacra del siglo»

María Puerto PEKÍN / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Yoshihide Suga , primer ministro de Japón
Yoshihide Suga , primer ministro de Japón

El año pasado, se quitaron la vida en el país el doble de personas que las que murieron por coronavirus

31 mar 2021 . Actualizado a las 16:34 h.

El Gobierno nipón creó en febrero un ministerio para combatir la soledad ante el aumento de los suicidios. Los sentimientos de aislamiento y ansiedad que provocan las medidas para controlar la epidemia del covid-19 han agudizado un problema que sitúa a Japón entre los países desarrollados con más suicidios. El ministro de la Soledad, Tetsushi Sakamoto, es el encargado de combatir esta lacra. En su primera rueda de prensa estando a cargo de la nueva cartera reconoció que «en general los lazos sociales se han debilitado» y se comprometió a promover medidas integrales que de forma transversal impliquen a todos los ministerios.

Sakamoto, de 70 años, ya era responsable de Revitalización Regional y entre sus competencias se encontraban la lucha contra el declive demográfico y la creación de empleo. Ahora compatibilizará todas las funciones.

La soledad en Japón es más letal que el covid-19 y la combinación de los dos factores ha provocado una situación de alarma. El año pasado hubo 21.081 suicidios, lo que implica un primer repunte en once años, mientras que las muertes por coronavirus ascienden a 9.079 desde el inicio de la epidemia.

Los datos son muy claros, solo en octubre del año pasado hubo más muertes por suicidio que por covid-19 en todo el 2020. Y al contrario que durante la crisis financiera del 2008 en que se dispararon los suicidios de hombres, en está ocasión hay una tendencia al alza del suicidio femenino.

La pandemia ha convertido a las mujeres en un colectivo más vulnerable ya que trabajan mayoritariamente en sectores como el turismo, el comercio y los servicios, todos ellos muy afectados por las restricciones. La pérdida de empleo, reducción de salarios y el aumento de la violencia doméstica al pasar más tiempo aisladas con su maltratador han pasado factura. Los suicidios se han incrementado un 15 % hasta alcanzar la cifra de 6.976 víctimas el último año. Y no se puede olvidar que 498 menores se quitaron la vida. 

Precedente británico

El Ministerio de la Soledad no es un invento japonés, el Reino Unido ya creó esta cartera en el 2018, bajo el Gobierno de Theresa May. Fue una forma de reconocer que el aislamiento social de las personas se estaba convirtiendo en un grave problema de salud pública.

Japón anteriormente ya había designado ministros para ocuparse de temas relacionados con la soledad, como los hikikomori, las personas que se recluyen en su casa o en una habitación y no soportan salir. En la sociedad japonesa está muy presente la cultura del deber y no mostrar sentimientos negativos. La soledad se asume sin quejas y los problemas de salud mental se ocultan para no despertar rechazo social. De hecho, también ha aumentado el número de personas que mueren solas. El año pasado fueron 4.448 y un 14 % fueron encontradas en su domicilio cuando había pasado más de un mes del fallecimiento.

Históricamente, el suicidio se atribuía a la extenuante vida laboral de largas jornadas y a las presiones sobre los escolares para obtener acceso a buenas universidades. En el 2003 se alcanzó la tasa máxima de 34.427 muertes y el Gobierno implementó una red de asistencia para prevenir el suicidio. Desde entonces han ido descendiendo. Ahora, el ministro Sakamoto se enfrenta al reto de actualizarla, adaptarla a la pandemia y a las nuevas necesidades provocadas por los cambios sociales.