Una cosa se puede decir con certeza: A Dios no le gusta el brexit. Es difícil pensar en cualquier otro proyecto político en los últimos tiempos que haya chocado con tal cantidad de obstáculos, una y otra vez. Tantos, que la explicación sobrenatural empieza a resultar plausible. Hasta hace un par de meses, los obstáculos han sido de orden político, jurídico, emotivo, económico, práctico… Lo que pocos podrían imaginar es que, una vez que Boris Johnson logró superar todas esas trabas, se cruzaría en su camino una pandemia. Una pandemia que no solo ha contagiado a las negociaciones entre Gran Bretaña y la Unión Europa, sino que ha enviado al propio Boris Johnson a la unidad de cuidados intensivos de un hospital. 

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

A Dios no le gusta el «brexit»