El magnate, «el único cerebro» del asesinato de Daphne Caruana

Un taxista, que fue el que ejerció de intermediario con los sicarios, señala como el responsable de la muerte de la periodista a Yorgen Fenech, uno de los grandes empresarios de Malta

El empresario maltés Yorgen Fenech
El empresario maltés Yorgen Fenech

Roma / Colpisa

Nunca las palabras de un taxista se han tenido tan en cuenta en un país como ocurre estos días en Malta con las de Melvin Theuma. La confesión de este taxista hace dos semanas dio un giro inesperado a la investigación del asesinato de la periodista Daphne Caruana Galizia en el 2017, al tiempo que abría una crisis política en este pequeño país europeo que ha acabado suponiendo la dimisión en diferido del primer ministro, Joseph Muscat, quien prometió abandonar su cargo el mes que viene.

Después de reconocer que había sido quien ejerció de intermediario con los tres sicarios que mataron a la reportera, Theuma aclaró este miércoles que el cerebro del homicidio fue Yorgen Fenech, uno de los empresarios más ricos del país y que habría pagado sobornos a varios miembros del Gobierno maltés a cambio de contratos millonarios. La investigación que Caruana Galizia estaba realizando de esa red de corrupción acabó costándole la vida. «Puedo asegurar que Yorgen Fenech fue el único cerebro. Sólo él habló conmigo», comentó el taxista, quien desmiente con estas palabras la declaración que ofreció a los investigadores la semana pasada este influyente empresario.

Fenech sostuvo que la idea del asesinato habría partido del jefe de Gabinete de Muscat, Keith Schembri, quien dimitió la semana pasada de su cargo junto a los ministros de Turismo, Konrad Mizzi y el de Economía, Chris Cardona. Se sospecha que Schembri y Mizzi recibieron sobornos desde una sociedad de Fenech ubicada en Dubái, llamada 17 Black, a cambio de un permiso para construir una central eléctrica en la isla mediterránea. Para evitar que la periodista continuara siguiéndole la pista a 17 Black, el empresario habría pagado 150.000 euros a tres sicarios por medio de Theuma con el encargo de que la mataran, según desveló Reuters.

Primero pensaron en hacerlo disparándole con un fusil de precisión, pero al final optaron por ponerle una bomba en su automóvil, que explotó el 16 de octubre del 2017. Se cree que el explosivo pudo provenir de la Cosa Nostra, la mafia siciliana.

«Quiero matar a Daphne»

Theuma, que ha conseguido un indulto a cambio de colaborar con la investigación, explicó que el empresario quería acabar con la vida de Caruana Galizia desde principios del 2017, aunque el proyecto se detuvo con la convocatoria de las elecciones en junio de aquel año. Tras los comicios, Fenech le mandó un mensaje para que retomara el plan. «Diles que sigan con eso. Quiero matar a Daphne», le habría pedido, según el testimonio del taxista, que comenzó a temer por su vida, por lo que grabó sus conversaciones con el magnate.

Muy pendiente de esta investigación está la Unión Europea, como manifestó también este miércoles la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen. La nueva líder comunitaria pidió un proceso «riguroso» y sin «interferencias políticas» en Malta, a fin de aclarar quiénes fueron los responsables del homicidio de la periodista. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El magnate, «el único cerebro» del asesinato de Daphne Caruana