La austeridad hizo triunfar el «brexit»

El voto en el referendo del 2016 estuvo ligado a los recortes en las zonas más pobres


Londres / colpisa

La publicación de un análisis académico sobre las motivaciones de los votantes que ganaron el referendo del 2016, la emisión por la BBC de un documental sobre la gestión de la cuestión europea por David Cameron y el aparente cambio de opinión de un teórico de los recortes para reducir la deuda han iluminado este fin de semana el origen de la actual coyuntura en Reino Unido.

Thiemo Fetzer, profesor de Economía en la Universidad de Warwick, ha publicado una investigación sobre los efectos locales de la política de austeridad presupuestaria emprendida por el Gobierno de coalición entre conservadores y liberal-demócratas en el 2010 y su relación con el ascenso del eurófobo UKIP y el resultado del referendo.

La base de su argumento es la medición de los recortes en políticas de sanidad, educación, pensiones y seguridad social. Salvo el gasto en pensiones, la reducción en seguridad social (16 %) y educación (19 %) -gasto por cabeza en relación con el PIB, entre 2010-2015- fue drástica y en sanidad se mantuvo en un contexto de envejecimiento de la población y aumento de la demanda.

Fetzer ha medido después su impacto regional, descubriendo una gran disparidad, «con variaciones desde el 46,3 % al 6,2 %, con los recortes más agudos en las áreas más pobres». En Blackpool, una ciudad degradada por el declive del turismo, los recortes en seguridad social significaron un coste anual por cabeza de 1.045 euros. En la City de Londres, de 202 euros.

Fetzer ha establecido una correlación con los resultados electorales. Aunque el nivel educativo o la edad tienen relación con el voto en torno a la cuestión europea, el análisis del profesor de Warwick es dinámico, mide la evolución del voto junto a la variación temporal del gasto público. Y su conclusión es que «el voto por la marcha de la UE hubiese sido un 9,5 % más bajo sin el golpe de la austeridad».

«Estúpida» decisión

Europa por dentro, diez años de agitación es un documental de la BBC que, en su primera entrega, se centra en la génesis de la decisión de Cameron de convocar un referendo sobre la UE, como consecuencia de la división en su partido y del ascenso del UKIP. El documental ha generado titulares por la confesión del presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, de la respuesta que le dio Cameron cuando le preguntó por qué había tomado la «estúpida» decisión de comprometerse a celebrar un referendo. El líder británico le habría respondido que no iba a celebrarse, porque sus socios liberal-demócratas, pro-UE, lo bloquearían.

Pero los lib-dems sufrieron una sangría de votos en el 2015 y los conservadores de Cameron ganaron las elecciones, comprometidos a convocar el referendo. Según Fetzer, votantes tories y liberal-demócratas se deslizaron hacia el UKIP en lugares afectados por los recortes.

Tras el pánico del 2008, hubo una gran polémica sobre la política adecuada, por el aumento de la deuda pública para rescatar bancos y amortiguar el golpe. La teoría de Keynes sobre la necesidad de que los gobiernos ahorren cuando la economía se expande y gasten cuando se contrae perdió la batalla frente a los halcones de la deuda, con un importante aval académico. Dos profesores de Harvard, Kenneth Rogoff y Carmen Reinhart, publicaron, en el 2009 un libro en el que defendían que cuando la deuda pública sobrepasa el 90 % del PIB, el crecimiento se estrangula. El Gobierno británico tenía bendición científica para su política de austeridad. Los datos utilizados en aquel libro ya fueron desacreditados.

El  53 % de los británicos, a favor de posponer la salida de Reino Unido de la UE

May planea otra votación parlamentaria si no hay pacto de «brexit» este mes

El 53 % de los británicos estarían a favor de posponer la salida de Reino Unido de la Unión Europea, lo que abriría el camino a la celebración de un segundo referéndum o una nueva ronda de negociaciones con Bruselas, según una encuesta llevada a cabo por BMG Research para el diario británico The Independent que recoge Europa Press.

El 33 % de los entrevistados respaldarían un brexit sin acuerdo, incluso si afecta a la economía, y el restante 14 % han optado por no responder.

Casi la mitad de los británicos, el 49 %, opina que un brexit sin acuerdo sería una catástrofe económica, cuyo impacto persistiría durante mucho tiempo, frente a un 28 % que no están de acuerdo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La austeridad hizo triunfar el «brexit»